Balearon en Mar del Plata a la pareja de uno de los fugados de Viedma

El evadido es uno de los detenidos por el incendio a Tribunales. La semana pasada habían atrapado a Lucas Giménez Pazos en Miramar.





Una mujer y su hija de nueve años baleadas. Un evadido del penal sospechado de haber incendiado un edificio de la Justicia. Versiones contrapuestas. Sospechas. Dudas. Silencios… Ingredientes de una novela de verano que ayer mantuvo atrapado a gran parte del país cuando se fueron conociendo detalles de un caso que tuvo repercusión nacional.

El confuso episodio salió a a luz luego de que los médicos que atendieron a la mujer y su hija (ambas fuera de peligro), dieron aviso a las autoridades policiales sobre el ingreso de dos personas baleadas.

Cuando fueron a tomarle declaración a la mujer, dijo que desconocidos las habían baleado desde un auto, y sin motivo aparente, cuando ellas caminaban por la costanera.

La versión no le cerró mucho a la policía que comenzó a revisar las cámaras de seguridad y no logró divisar ni a las víctimas ni al auto que había descripto la mujer.

Con la confirmación de que la denuncia original era falsa, comenzaron a rastrear los antecedentes de Alicia Mambreani y se comprobó que era la pareja de Ricardo Iván Becerra, que el 6 de octubre pasado se había fugado del Penal 1 de Viedma junto a Fernando Javier Busto y Lucas Ezequiel Giménez Pazos.

La policía conectó rápidamente a los involucrados porque la semana pasada en Miramar habían apresado a Giménez Pazos cuando le dio una identidad falsa a los policías que lo detuvieron en un control vehicular. El juez de instrucción Ignacio Gandolfi de Viedma envió ayer un exhorto al Juzgado de Garantías Nº 5 marplatense para trasladar desde la cárcel de Batán a Giménez Pazos. Para ello, ya está autorizada una comisión policial que una vez en la Provincia, sería reintegrado a un establecimiento de mayor seguridad que el de Viedma, y que podría ser el de Roca.

Horas después de las primeras declaraciones, Mambreani contó ante el titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de turno, Fernando Castro, que mientras dormía en la vivienda que alquilaba en la zona norte de la ciudad, escuchó ruidos y que luego se produjeron una serie disparos.

Luego contó que tras el ataque se dirigió a la casa de una amiga y sin llamar al 911 ni asistir a la comisaría fue trasladada en una camioneta al Hospital Materno Infantil, donde quedó internada la nena, mientras que ella fue derivada al Hospital Interzonal de Agudos.

Los disparos le causaron a la mujer heridas superficiales en una pierna, mientras que su hija recibió un tiro en un muslo con orificio de entrada y salida, y otro en el tobillo, donde quedó alojado un proyectil, aunque tras ser asistida, quedó fuera de peligro. Ante las nuevas derivaciones, el fiscal imputó a la mujer por “falso testimonio” y ordenó el allanamiento de la vivienda donde se produjeron los disparos.

Anoche, “Río Negro” pudo saber de fuentes judiciales de Viedma que la fiscal Itziar Soly pidió la detención y el traslado de Mambreani a Viedma para indagarla por el encubrimiento por la fuga de Becerra.

El dato

Seis detenidos por el incendio en Tribunales

El juez Ignacio Gandolfi procesó a siete imputados por el incendio de los tribunales de Viedma, ordenando la prisión de preventiva de seis: los hermanos Fabricio e Iván Colman, Ricardo Iván “Chanchi” Becerra y Roberto Morales Paz, y al abogado Ignacio Galiano por “mentor intelectual”. Procesó por encubrimiento al policía Gustavo Salinas; y a la abogada Daniela Vivas (sin prisión preventiva).

Perfil del Chanchi Ricardo Becerra

Becerra tiene un amplio prontuario policial. Fue condenado en abril del 2000 a 10 años de prisión por matar a quemarropa al suboficial
de la Policía rionegrina,
Miguel Ángel Quiribán.

En el 2010, asaltó a mano armada a un quiosco de Patagones, donde se tiroteó con la Policía bonaerense. Cruzó el río a nado pero en la margen Sur, lo esperaban efectivos de la Rionegrina.

Estuvo sospechado de
haber participado en varios robos y hurtos. El año pasado se fugó del Penal 1 junto a Fernando “Nano” Bustos de Patagones, quien aún no aparece, y Giménez Pazos, recapturado.

La policía cree que Becerra está escondido en Mar del Plata y por eso se estaban haciendo allanamientos en diferentes barrios.

Datos

2
tiros recibió la hija, de nueve años, de la mujer: uno en un muslo, con orificio de entrada y salida, y otro en el tobillo.
La policía cree que Becerra está escondido en Mar del Plata y por eso se estaban haciendo allanamientos en diferentes barrios.

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Balearon en Mar del Plata a la pareja de uno de los fugados de Viedma