Banfield se cargó al Rojo, que no sale de la crisis

A Independiente, el receso no le alcanzó para reacomodar su ya pálido juego.



#

Santiago Silva, aquí en el festejo junto a Fernández, estuvo intratable y le marcó dos tantos al atribulado Independiente.

Independiente soportó por tercera vez una nueva goleada de magnitud en los diez partidos que registra el segundo ciclo de Américo Gallego en el Rojo, que no logra encauzar el juego de sus dirigidos, extraviados en la adversidad.

En esta ocasión, los verdugos del equipo de Avellaneda fue Banfield, que no hizo más que aprovecharse de pésimo momento rojo, el conjunto más goleado del Clausura. Independiente bajo el ala del Tolo ganó apenas tres partidos, empató uno y perdió seis, con 17 goles a favor y 23 en contra. Y por tercera vez cayó con cinco tantos en el arco de Fabián Assmann como ante Lanús en la octava fecha y los suplentes de Estudiantes en la jornada 14.

Banfield por lo tanto, quedó a un punto de garantizar su permanencia en primera durante una temporada más.

Desde el primer minuto de juego hubo una clara diferencia de actitud entre los dos equipos. En ese sentido, Banfield se destacó por su postura ambiciosa acompañada por el buen trabajo de la línea media y la peligrosidad de sus delanteros.

Un parsimonioso Independiente sufrió el primer cachetazo a los 8´ con un cabezazo de Silva, tras un buen centro del imparable Fernández. Desde entonces, el partido quedó definido.

Banfield llegó al segundo con otro cabezazo de López, y así se inició el repertorio de insultos de los hinchas rojos contra los jugadores, especialmente los de la defensa, que tuvieron un partido para el olvido. Antes del descanso y facilitado por otro regalo defensivo, el ´Taladro´ concretó el tercer gol que ruborizó de vergüenza al rival por el tiempo que se llevaba jugado.

Lo del ST fue peor aún porque Independiente ni siquiera tuvo orgullo para evitar otro resultado humillante. Silva anotó el cuarto de arranque, y el quinto llegó a los 20 con otro cabezazo, esta vez, de Barraza ante la mirada impotente de los defensores visitante.


Comentarios


Banfield se cargó al Rojo, que no sale de la crisis