Barcelona a través del lente del cine

Un tour por la ciudad española que eligen Woody Allen, Almodóvar y Tom Tykwer.

#

BARCELONA (DPA) - ¿Qué tienen en común Pedro Almodóvar, Daniel Brühl, Penélope Cruz, Javier Bardem, Dustin Hoffmann, Scarlett Johannson y Woody Allen? La respuesta es una ciudad: todos ellos han rodado alguna vez en Barcelona. Desde hace algún tiempo, la metrópolis mediterránea ofrece visitas guiadas para que los turistas puedan descubrir los principales escenarios de cine que ocultan sus calles, aderezando el paseo con alguna que otra jugosa anécdota sobre el rodaje. “Los cineastas suelen tener buen ojo para lo bello e interesante, pero no siempre aparente”, cuenta la guía Cristina Belenguer. “Por eso, hoy queremos acercarles a Barcelona de una forma completamente distinta, siguiendo los escenarios preferidos por los grandes directores”. En Barcelona cohabitan todos los estilos arquitéctónicos que un realizadore desearía, desde el gótico y el románico hasta el post moderno, señaló Belenguer. Por eso, anualmente se ruedan en la ciudad en torno a 100 largometrajes, series y anuncios de televisión. El punto de partida del tour es el monumento a Cristóbal Colón, que sirvió a Pedro Almodóvar como primera localización para su película “Todo sobre mi madre”. El recorrido continúa por el Passeig de Colom hasta la cercana Plaça del Duc de Medinaceli, en cuyo centro se alza la fuente de Neptuno. Esta encantadora plaza está rodeada de grandiosas fachadas venidas a menos. Belenguer muestra a algunos turistas varios fotogramas de una escena del filme. “¿Lo recuerdan? Aquí es donde Penélope Cruz se encuentra por primera vez con su padre, que tiene Alzheimer y está paseando a su perro por la calle”. La guía dirige al grupo un poco más adelante, por las estrellas callejuelas del barrio viejo, hasta la Plaça de la Mercè. “¿Se imaginan cómo debió de oler aquí cuando se esparcieron por toda la plaza dos toneladas de pescado que apestaba?”, señaló en referencia a lo que hizo el cineasta alemán Tom Tykwer durante el rodaje de “El Perfume”. Twyker se sirvió del pescado para recrear de forma creíble el hedor de un mercado medieval, donde se produjo el nacimiento del genio olfativo -convertido en asesino de mujeres- Jean Baptiste Grenouille. Si uno mira con atención, se pueden reconocer las paredes de la iglesia y ver cómo algunas de las fachadas modernas fueron recubiertas para tapar los cables eléctricos. Casi todas las escenas de “El Perfume” que se desarrollan en la ciudad fueron filmadas en Barcelona. Twyker apenas tuvo que modificar los serpenteantes callejones y galerías para rememorar el país del siglo XVIII. La siguiente parada cruza la hermosa Plaça del Rei, que durante la Edad Media sirvió de escenario para corridas de toros y quemas de brujas, hasta una tienda que suele pasar desapercibida a ojos de los turistas. La Herboristería del Rey, el comercio de comida sana más antiguo de la ciudad, era la tienda del perfumero Baldini en la adaptación cinematográfica de la novela de Patrick Süskind. Continuando por la Carrer de Ferran y la Carrer del Bisbe, el grupo entra en la Plaça de Sant Felip Neri. Esa misma ruta fue la que realizó Grenouille en busca de la “chica que olía a ciruela mirabel”, antes de asesinarla. Si uno mira con atención los fotogramas de la escena, todo es reconocible. La mayoría de los visitantes que llegan a Barcelona pasan por alto esta plaza, pero Woody Allen también la utilizó en una de sus localizaciones. Fue en la comedia “Vicky Cristina Barcelona”. Penélope Cruz y Scarlett Johannson tomaban café con leche en la terraza de uno de sus cafés. No lejos de allí se encuentra el legendario bar Quatre Gats, donde Allen planeó el primer encuentro entre Javier Bardem y Scarlett Johannson. El Quatre Gats tiene una atmósfera especial, allí se reunían hace décadas los artistas, poetas e intelectuales de Barcelona. Y entres sus clientes habituales estaba también Pablo Picasso, que colgaba personalmente sus primeros cuadros en las paredes. Pero naturalmente, Barcelona es mucho más que el barrio gótico. Allen y Almodóvar también aprovecharon para filmar las fantásticas obras arquitectónicas de Antonio Gaudí, como la Casa Milà, la recién declarada Basílica de la Sagrada Familia y el Parc Guell. Y Twyker enmarcó la potente escena final de “El Perfume” en el pueblo-museo Poble Espanyol, sobre el monte Monjuic.

Una escena de “Vicky Cristina Barcelona”. El ojo de Woody Allen para retratar una ciudad como pocos.


Comentarios


Barcelona a través del lente del cine