Esperan un “gesto solidario” frente al desalojo de una anciana

El abogado de Carolina Zirn confirmó que deberá abandonar la casa en la que vive. Los dueños del terreno no aceptaron que se quede por el tiempo que le queda de vida.





Esperan un “gesto solidario” frente al desalojo de una anciana

La mujer de 96 años, que denunció públicamente a la ministra de Turismo, Silvina Arrieta, enfrentará el temido desalojo que la alejará del lugar en el que reside desde 1974. El abogado Héctor Villafañe aseguró que la situación de Carolina Zirn ya no depende de la justicia sino “de una cuestión solidaria”.

“Estaba todo demasiado avanzado”, lamentó acerca del proceso que se inició en el 2012 con un juicio de subdivisión de la copropietaria de un lote ubicado en el barrio Pinar de Festa. El abogado dijo que el mandamiento de desalojo “está firme” y que la oportunidad de hacer algo para evitar este desenlace quedó en el tiempo.

Villafañe explicó que los compradores de la tierra concretaron la operación en una subasta y que “están en todo su derecho” de reclamar la posesión del lote por el que pagaron poco más de un millón de pesos.

“Carolina está en cama, bajo tratamiento médico”, reveló el abogado acerca del estado de la mujer que padece una cardiopatía. Este mismo padecimiento le imposibilitó asistir a la última audiencia conciliatoria convocada por el juez a cargo de la causa.

En ese momento el abogado planteó la posibilidad de que la anciana mantuviera un lugar dentro de la propiedad “por el tiempo que le quede de vida”. La negativa de los actuales propietarios fue rotunda.

A pesar de que la historia de Carolina se conoció en todo el país, Villafañe explicó que la única asistencia llegó de parte del municipio y a través del Instituto de Tierra y Vivienda. “Ellos tampoco pueden hacer mucho”, entendió acerca de la propuesta de trasladarla a una casilla en el barrio Nahuel Hue.

“El lugar no reúne las condiciones para albergar a una persona con las condiciones de salud de Carolina”, explicó.

El abogado aseguró que la mujer tiene pleno conocimiento del desenvolvimiento de la causa judicial, aunque destacó que será difícil transmitir la resolución dado que “ella considera que esa es su casa”.

La operatoria

Apenas conocida la decisión judicial, Carolina Zirn apuntó directamente contra la ministra de Turismo de Río Negro, Silvina Arrieta. En aquella oportunidad la mujer señaló que en 2004 firmó un boleto de compra venta por la cesión del 25 por ciento de la propiedad, además de un poder especial irrevocable con efecto posmortem a favor de la funcionara para que pudiera escriturar.

El proceso continuó y en 2006 la mujer vendió el otro 25 por ciento de la parte del terreno que le pertenecía a cambio de 50.000 pesos. Dos años después, Arrieta escrituró el 50 por ciento del lote a su nombre.

Luego de algunas semanas de silencio, hacia finales de abril la funcionaria recibió a “DeBariloche” y exhibió documentación y expedientes judiciales en los que fue sobreseída por dos denuncias penales iniciadas en 2009 y 2015 por el posible delito de defraudación y abuso de confianza.

“Siempre actué de manera clara, transparente y con pruebas”, dijo Arrieta y agregó que “hubo una clara intencionalidad de perjudicarme, me injuriaron como funcionaria pública y por ende al gobierno provincial al que pertenezco”.

La ministra insistió que su “intención siempre fue ayudar” a Zirn con quien tenía una vínculo de amistad y que la anciana desde hace un tiempo “está digitada para hablar de ese tema”.


SOCIEDAD

Carolina Zirn se radicó en 1974 en Bariloche, en una zona que recién se comenzaba a urbanizar. A partir de su trabajo, logró el reconocimiento de sus vecinos del barrio Pinar de Festa. La mujer vivió tranquila hasta principios de este año cuando se inició un incidente de desalojo de la casa donde vive desde hace varias décadas por un remate judicial. Hoy, Carolina tiene 95 años y está atemorizada porque está por perder su vivienda.

La mujer señaló a la ministra de Turismo de la provincia, Silvina Arrieta, como una de las presuntas responsables de la dramática situación que le toca vivir. La ministra afirmó ayer en el portal Bariloche2000 que no tiene responsabilidad alguna “en las maniobras en las que se me involucra”.

Reconoció que compró de buena fe y que nunca tuvo posesión del lote.

El abogado Emiliano Jakab explicó ayer que en 2004 Carolina firmó un boleto de compra-venta por el 25 por ciento de la propiedad que formaba un condominio. Carolina era dueña del 50 por ciento y Gabriela Rosler del 50 por ciento restante porque compraron juntas el lote, ubicado en la calle Sauco al 35 de esta ciudad.

Jakab dijo que Carolina le vendió supuestamente el 25 por ciento a Arrieta, que abonó 40.000 pesos por el boleto. Además, la mujer le firmó un poder especial irrevocable con efecto post mortem a favor de Arrieta para que pudiera escriturar.

El abogado sostuvo que Carolina había sufrido un infarto cuando se hizo la operación. “Carolina dijo que Arrieta era una amiga”, indicó Jakab.

En 2006, la mujer le vendió a Arrieta el otro 25 por ciento de la parte del terreno que le pertenecía a cambio de 50.000 pesos y le firmó otro poder. “Pero Carolina asegura que no cobró nunca un peso”, sostuvo el abogado, que asiste a la anciana. “No comprendía lo que estaba haciendo”, añadió.

“Ella sabía que le estaba firmando un poder para que le ayude con la administración, pero no entendió el alcance que tenía ese poder”, afirmó Jakab.

Dijo que Arrieta escrituró en 2008 el 50 por ciento del lote a su nombre en la escribanía de Mariela Daniela Chávez. “A partir de ese momento, Carolina dejó de ser propietaria”, lamentó.

En 2012 la copropietaria del lote inicia un juicio de subdivisión, pero no hubo acuerdo con Arrieta. Por eso, el litigio terminó en un juzgado civil local, que dispuso una subasta.

Carolina ni se enteró, porque ya no era dueña. Los hermanos Clemente compraron por casi 1,3 millón de pesos el lote completo y pidieron la posesión. El juez civil Mariano Castro hizo lugar al pedido de desalojo que se tenía que ejecutar el lunes. El oficial de justicia se presentó en el lugar y desalojó a una pareja y al cuidador del predio. Pero el desalojo de Carolina quedó en suspenso.

El abogado lamentó que legalmente no se puede hacer nada porque las causas prescribieron. “Lo único que nos queda es apelar a un gesto de humanidad de los dueños”, indicó. Carolina vive sola con dos perros. Tiene dos hijos que están en Alemania. “No le interesa que le den plata, quiere pasar lo que le queda de vida en su casa”, afirmó el abogado.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Esperan un “gesto solidario” frente al desalojo de una anciana