Bariloche: hoteles chicos ven lejos el "gran verano"

La Asociación de Hoteles y Hosterías analiza las estadísticas de ocupación y disiente con el municipio y la Cámara de Turismo. Opinan que el sector todavía no se recuperó de la crisis.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El nivel de ocupación hotelera registrado durante enero en Bariloche dejó muy conformes a los funcionarios municipales y también a la conducción de la Cámara de Turismo, pero no generó la misma reacción en la Agrupación de Hoteles y Hosterías.

La entidad que agrupa a los establecimientos más chicos y de menor categoría consideró que el número de turistas arribados a la ciudad este verano es insuficiente para una alta temporada "y no alcanza para recuperar" al sector de la crisis sufrida durante la convertibilidad.

No obstante, el secretario municipal de Turismo, Guillermo Esteves, consideró que la temporada "es realmente muy buena", si bien los efectos no fueron los mismos en cada segmento o categoría hotelera.

Las cifras difundidas esta semana por Turismo revelan que a lo largo de enero la capacidad alojativa de Bariloche estuvo cubierta en un promedio del 69%. En el mismo mes del año pasado había alcanzado el 68%.

Todavía la secretaría no sistematizó la distribución de esos valores por categorías de alojamiento. De todos modos, Esteves admitió que "hay algunas franjas que sufren más que otras" a causa de "una visible transferencia de demanda a los estándares de servicio superior".

Observó que las hosterías, hoteles o bungalows "que no se adecuan por ubicación o por servicios" a lo que requiere el turista, sufren las consecuencias.

Aclaró también que la estadística que elabora la secretaría no refleja con exactitud lo que ocurre con la ocupación "porque hay modalidades como los tiempos compartidos, cámpings y casas de alquiler" que no se tienen en cuenta en el modelo aplicado, lo mismo que los establecimientos ubicados en jurisdicción de la provincia y del parque nacional.

Otro elemento de distorsión es que se sobreestima el número total de plazas ofrecidas por la ciudad, ya que algunos hoteles permanecen cerrados.

También el presidente de la Cámara de Turismo, Ricardo Rimoldi, calificó de "excelente" la actual temporada estival y dijo no coincidir con l postura de la Agrupación de Hosterías. "La recuperación es muy importante en relación con las temporadas anteriores -refirió-, pero como pasa siempre, hay algunos que trabajan al 100% y otros al 60".

Esteves relativizó la visión de la AHH y recordó que "no representa a la mayoría sino sólo a un 8 por ciento" de los alojamientos habilitados en la ciudad.

Otro dato significativo que surge de las cifras de ocupación está dado por la inusual cantidad de visitantes que recibió Bariloche en la reciente primavera. El promedio de ocupación entre octubre y diciembre de 2003 fue de 44,3%, cuando en igual período del año anterior había sido del 35%.

Si para la comparación se toma el semestre julio / diciembre, en 2002 la ocupación promedio fue del 47,5% y el año pasado saltó al 54%.

Rimoldi consideró importante sumar estos datos en el análisis y Esteves subrayó también que "la baja temporada fue mucho menos baja y esa es una tendencia muy positiva". Dijo también que Bariloche "debe adaptarse y recomponer la oferta" al nuevo público, que pasó a incluir mayores porcentajes de extranjeros y de turistas nacionales de alto poder adquisitivo. Destacó en ese sentido que las numerosas obras en marcha para reciclar viejos hoteles y construir nuevos también señalan el buen momento que vive la actividad.


Comentarios


Bariloche: hoteles chicos ven lejos el "gran verano"