Bariloche no logra parar la venta de pirotecnia

Está prohibida en la ciudad, pero en la noche de Navidad la pirotecnia iluminó la ciudad. La contracara fueron San Martín de los Andes y El Bolsón, donde la utilización pasó inadvertida.



BARILOCHE, EL BOLSON y SAN MARTIN DE LOS ANDES (AB, AEB y ASM).- Pese a la existencia de una ordenanza que desde 1996 prohíbe la fabricación, tenencia, acopio y uso de artefactos pirotécnicos o de cohetería, así sean de venta libre y fabricación autorizada, en Bariloche cada año se escuchan miles de explosiones y se observa la proliferación de cañitas y otros fuegos de artificio voladores durante los festejos, con el peligro consiguiente para el entorno boscoso y el estilo de construcción que predomina en la ciudad.

Sin ir más lejos, la semana pasada, con motivo de la Navidad, Bariloche fue un despliegue enorme de pirotecnia que nadie sabe de dónde sale, pero que iluminó buena parte de la ciudad, como si la venta estuviera perfectamente autorizada. Ese día quedó en evidencia que los controles no son suficientes.

La contracara se dio en San Martín de los Andes y El Bolsón, donde también está prohibida la venta y acopio de pirotecnia. Sin embargo, se pudo advertir en ambas ciudades muy escasa utilización, no hubo incendios ni heridos que lamentar y los controles a la venta dieron resultado.

Frente a esa situación, ni los inspectores municipales, ni sus autoridades encontraron la forma de frenar una realidad que por evidente no deja de ser incontrolable, en parte porque el uso de pirotecnia sólo se aprecia durante las noches, en domicilios particulares o en la vía pública, pero fuera de la jurisdicción de los agentes que podrían sancionar la infracción.

Por otro lado, la existencia de muchas despensas con vivienda aledaña, sobre todo en los barrios del Alto, hace imposible el control para los inspectores, dado que es necesaria una orden de allanamiento para que la inspección se extienda a un domicilio particular, y las autoridades municipales confiesan que no les resulta fácil la empresa.

Hace algunas semanas las autoridades municipales notificaron a propietarios de quioscos, despensas y otros comercios sobre la prohibición vigente y las penalidades previstas para los infractores a esas normas, y desde la Secretaría municipal de Turismo informaron a los operadores para que los contingentes de estudiantes y sus acompañantes tomen conocimiento también, pero es probable que los avisos hayan llegado tarde o que los contingentes de estudiantes no los acataran, porque los petardos que estallaron en la zona céntrica fueron atribuidos a esos grupos.

Desde el Municipio promovieron la posibilidad de que los vecinos denuncien telefónicamente al 103 cuando tengan conocimiento de acopio o depósito de material pirotécnico.


Comentarios


Bariloche no logra parar la venta de pirotecnia