Bariloche también tiene su “espacio Incaa”

Funciona en la Biblioteca Sarmiento.

#

Liliana Mazure (izq) detalló la nueva tecnología aplicada a la tradicional sala de la Biblioteca Sarmiento, a la que falta aún insonorizar.

Toncek Arko

BARILOCHE (AB).- El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales invirtió 150 mil pesos para equipar a nuevo la tradicional sala de la biblioteca Sarmiento y la incorporó a la red de espacios destinados a la difusión y promoción del llamado “séptimo arte”. La inauguración tuvo lugar ayer con la proyección gratuita de “Revolución. El cruce de los Andes”, con la presencia del director del filme, Leandro Ipiña, la presidenta de lncaa, Liliana Mazure, las autoridades de la biblioteca y numeroso público. La sala Incaa de Bariloche, ubicada en pleno Centro Cívico, es la número 44 de todo el país. En adelante la idea es que ofrezca funciones los jueves y domingos. En realidad la selección de la biblioteca Sarmiento para ingresar a la red del Incaa ya había sido anunciada el año pasado, pero recién ahora el organismo nacional terminó de incorporar la tecnología comprometida. Lo único que cambió en estos meses es la denominación. En un principio Bariloche iba a albergar el “espacio Incaa km 1.620”, pero ayer fue presentado como “km 1.560”. La cifra hace referencia a la distancia que separa a la ciudad del obelisco porteño y al parecer mereció un ajuste en la medición. El recinto de la biblioteca cuenta con 140 butacas y el Incaa aportó una nueva pantalla rebatible, equipos de sonido stéreo y un proyector digital. El presidente de esta entidad, Eduardo Malagamba, dijo que para mejorar la calidad de las proyecciones faltaría “insonorizar” la sala, ya que muchas veces se filtran los ruidos que provienen de la plaza. Una etapa posterior, que requiere importante desembolso, sería la de renovar las butacas. Liliana Mazure dijo que el programa de los espacios Incaa comenzó en 2004 y no sólo recupera salas abandonadas para la exhibición de películas nacionales, sino que también propone ciclos de cine europeo y latinoamericano. Explicó que la programación se arma de acuerdo a las preferencias del público en cada localidad. Dijo que algunos espacios funcionan muy bien y en provincias como La Rioja son la única propuesta en su tipo porque no hay cines comerciales. En otros casos, admitió la funcionaria, debieron cerrarlos por “falta de interés”. En general funcionan no sólo como recintos convocantes para ver cine, sino también como centros de vínculo e intercambio para los productores, realizadores y canales de cada región. Mazure indicó que el presupuesto actual del Incaa es de $ 350 millones y crece año a año. La ley le asegura el 10,5% de la recaudación de todos los cines del país, que en el último tiempo incrementan el número de espectadores a razón del 15% anual. Señaló que esos recursos le permitieron a la Argentina convertirse en el principal polo de producción cinematográfica en Latinoamérica, con unos 145 filmes anuales. “En la totalidad de esas películas hay participación del Incaa”, ya sea mediante créditos de estímulo, subsidios u otros aportes. También dijo que tienen un proyecto con el ministerio de Infraestructura para costear la “digitalización” de las salas, lo que permitirá abaratar la distribución y la llegada del cine argentino al interior.


Comentarios


Bariloche también tiene su “espacio Incaa”