Bariloche: voluntades organizadas llevan la música a los barrios

La Fundación Música Viva organiza desde hace años talleres corales en escuelas para chicos y adultos. Un espacio que suma adeptos y que requiere apoyo.



#

Foto: Toncek Arko.-

CULTURA

Los chicos se entusiasman y alzan la voz. Se divierten y aprenden a la vez. Son unos cien chicos y adultos que forman parte de los talleres corales que inspiran a apreciar y vivir la música en Bariloche.

La falta de espacios para cantar a viva voz motivaron tres años atrás a un grupo de apasionados por la música a pensar en la posibilidad de generar actividades en los barrios para llevar la cultura a todos los rincones. Y así surgió con seis socios fundadores la Fundación Música Viva que preside la directora de coros Laura Esteves y que hoy ya cuenta con seis talleres corales.

“Fue medio quijotesco el inicio pero se fueron sumando colaboradores y acá seguimos”, dijo Esteves a “DeBariloche” al recordar los primeros pasos de este desafío que se expande en las escuelas 266 de la Costanera, 315 del barrio Malvinas, Cailén del barrio Vivero, el CEM 97 con talleres para jóvenes, la escuela de Virgen Misionera y talleres para adultos mayores a través del programa Upami.

Los chicos asisten dos hora por semana a los talleres y ya planean una presentación en público. Por ahora han tenido dos encuentros internos e incluso algunos se atreven a cantar en actos escolares o en eventos de su barrio.

Los talleres se dictan a chicos de 8 a 13 años pero “en la escuela 266 van desde primer grado y ¿cómo les decís que no?”, dijo Esteves con una sonrisa en el rostro al recordar las multitudinarias clases en la escuela de la Costanera.

Esteves tiene 27 años de trayectoria como directora del coro juvenil municipal, de donde surgieron los profesores que hoy realizan los talleres en los barrios, quienes realizan un seguimiento particular de los alumnos desde la parte musical y pedagógica, pero también “social y humana”.

“Queremos multiplicar las opciones para que la mayor cantidad de niños, jóvenes y adultos puedan vivenciar una experiencia musical transformadora. Buscamos que esta posibilidad favorezca el desarrollo personal, un mejor vínculo entre pares y una mayor inserción en la vida comunitaria”, enfatizó la presidenta de la fundación.

El financiamiento es uno de los problemas con los que se encuentra la fundación pero aseguran que es “sostenido con tozudez, convencimiento y con gente que aporta haciendo eventos, rifas y esporádicamente algún aporte estatal”. Por caso días atrás se realizó un espectáculo a beneficio en el teatro La Baita con el bailaor de flamenco Marcos Jiménez.

Entre los proyectos está la posibilidad de contar con un espacio propio para expandirse con un auditorio para 120 personas y 4 aulas como mínimo para el cual años atrás se prometió la cesión de un terreno que no prosperó.

DeBariloche.-


Comentarios


Bariloche: voluntades organizadas llevan la música a los barrios