El sospechoso detenido negó haber apuñalado a Mario Sandoval

La fiscal acusó a Maximiliano Ojeda, de 25 años, por la muerte del joven, basada en los dichos de testigos que lo acusaron de la agresión con un cuchillo.

15 sep 2018 - 08:59

“Yo nunca usé un cuchillo. Nunca fui un ratero. No tengo problemas con ningún vecino. Nadie me quiere matar”, afirmó ayer Maximiliano Ojeda, tras escuchar la imputación de la fiscal Betiana Cendón, que le atribuyó haber sido el supuesto autor del homicidio de Mario Sandoval.

El acusado declaró ante el juez de garantías Ricardo Calcagno y negó haber sido el autor del puntazo que causó la muerte de Sandoval. Por el contrario, dio una versión diferente que colisiona con la hipótesis de la fiscal.

El juez admitió los cargos contra Ojeda y le impuso la prisión preventiva hasta el 5 de octubre como había pedido la fiscal, a partir de un acuerdo con la defensa.

El joven tenía el rostro cansado y un ojo morado por un golpe que llamó la atención del juez, que quiso saber qué había pasado. “Una piña”, explicó Ojeda, de 25 años, que se había presentado ayer a las 8 en la fiscalía, para ponerse a disposición de la justicia.

El abogado Estanislao Cazaux acompañó al joven y asumió su defensa. Cuando apareció Ojeda para la audiencia de formulación de cargos vestía la misma ropa que usaba desde el lunes cuando fue a trabajar a la obra. Sólo faltaban los cordones de sus zapatos de seguridad, que se los habían sacado por seguridad.

El acusado contó que no se cambió de ropa porque no regresó a su casa cuando se enteró que los amigos de Sandoval lo buscaban para vengarse. Dijo que tampoco quiso regresar para no causarle problemas a sus padres.

La Policía estaba desde el lunes a la tarde tras los pasos de Ojeda porque la investigación apuntaba hacia el joven como el principal sospechoso. Testigos que declararon lo incriminaron.

Por eso, Cendón acusó a Ojeda por el homicidio que ocurrió entre la 1 y las 5 del lunes en la intersección de las calles Nuestras Malvinas y Dos Islas, en el barrio Nahuel Hue. La fiscal dijo que el imputado tuvo una discusión con dos jóvenes en la calle.

Según la fiscalía, Ojeda lesionó con un cuchillo a Guillermo Castillo, que sufrió lesiones graves y fue operado en el hospital Ramón Carrillo. Sandoval era amigo de Castillo. Los jóvenes huyeron y cuando Sandoval vio a su amigo herido le preguntó quién lo había agredido. Después, salió de su domicilio en busca de venganza y se enfrentó en la calle con Ojeda, quien le dio un puntazo en la espalda. La herida de 2 centímetros de profundidad le causó una grave hemorragia interna en los pulmones. Por eso, Sandoval murió en una letrina, en el patio trasero del lote de su hermana. Tenía 21 años. Pero sus familiares recién se dieron cuenta de que estaba muerto el lunes por la tarde y avisaron a la Policía. Al lado del cadáver había un cuchillo.

La fiscal Cendón dijo que hay testigos que señalaron a Ojeda como el responsable del homicidio y hay una huella de zapatilla idéntica a la que secuestraron el miércoles por la tarde, en el domicilio de los padres de Ojeda.

Sostuvo que se pidió un análisis de ADN del cuchillo que hallaron junto a la víctima y de la ropa secuestrada y las zapatillas.

El acusado tenía el rostro cansado y un ojo morado por un golpe que llamó la atención del juez, que quiso saber qué había pasado. “Una piña”, explicó Ojeda.
“La puñalada se hizo de izquierda a derecha y soy derecho ¿Cómo voy a ir a pelear a su casa (por la de Sandoval) si ahí viven todos?”
Señaló Maximiliano Ojeda en la audiencia de control de acusación.
El dato
2 cm.
de profundidad tiene la herida en las espalda que provocó la muerte de Mario Sandoval, según las primeras pericias.
“Yo no camino con cuchillo, si no tengo problema con nadie”

Maximiliano Ojeda declaró que regresaba la madrugada del lunes a su casa, porque al otro día tenía que trabajar. Se encontró en la calle con dos jóvenes del barrio, amigos de Mario Sandoval, con los que había tenido problemas por un robo en su casa. Dijo que primero le pidieron plata. Después, uno de los sujetos sacó un cuchillo y le exigieron el celular. Afirmó que se resistió y peleó con el que tenía el cuchillo, que le tiró varios puntazos que, por fortuna, no lo lesionaron,

Pero el otro sujeto le arrojó una piedra en la cabeza y sufrió una hemorragia. Mientras estaba conmocionado, le robaron su teléfono. “Yo no camino con cuchillo, si no tengo problemas con nadie”, afirmó. Dijo que personal policial arribó al lugar y lo ayudó a buscar su celular. Como la ambulancia no llegaba, los policías lo llevaron en el patrullero hasta el hospital porque sangraba mucho, pero a mitad de camino apareció la ambulancia. Ojeda aseguró que al día siguiente se fue a trabajar y después se enteró de que los amigos de Sandoval lo buscaban para vengarse. Por eso, se ocultó. Negó haber apuñalado a Sandoval. Advirtió que según la autopsia la puñalada se hizo de izquierda a derecha “y soy derecho”. “¿Cómo voy a ir a pelear a su casa (por la de Sandoval) si ahí viven todos?”, preguntó. Los análisis de ADN serán la clave para esclarecer el caso.

Bariloche

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.