Una postal del abandono

Los baldíos, un problema difícil de erradicar en Bariloche

Sólo en el área céntrica hay al menos una decena de lotes vacíos o subutilizados. La introducción de una tasa progresiva, que vaya aumentando con el tiempo, es una alternativa que se estudia. Con los edificios ruinosos es más complicado todavía.

31 ago 2018 - 23:30

El área centro y los alrededores de Bariloche se urbanizaron en las décadas últimas a un ritmo galopante. Decenas de edificios se levantaron con la velocidad de un rayo y le cambiaron la cara a esta parte de la ciudad. Pero quedaron espacios donde no hubo esa transformación. Tampoco se convirtieron en pulmones verdes que le dan vida las ciudades. Por el contrario son terrenos baldíos que en la gran mayoría de los casos, terminan siendo utilizados como espacios para arrojar basura o residuos vegetales, con los riesgos sanitarios que genera esa acumulación de manera permanente.

No es una postal que sólo se ve en el centro. Se multiplica en varios puntos del extenso ejido de Bariloche.

El secretario de Desarrollo Urbano municipal, Pablo Bullaude, dijo que alrededor del 22% de las áreas urbanizadas, con lotes con una superficie menor a 1 hectárea, son terrenos baldíos.

“Hoy en esas áreas no hay nada”, graficó. Recordó que el titular de un lote baldío tiene que pagar una tasa diferencial, es decir, adicional “por no tener uso” esa tierra.

Bullaude explicó que el tema de los lotes baldíos es un problema en carpeta donde se analizan varias herramientas para tratar de encontrar una solución.

Alternativas

Dijo que una de las opciones que está en estudio es la de aplicar tasas progresivas (que vayan aumentando en el tiempo) a los propietarios de lotes baldíos. Señaló que es un tema a definir pero que la intención del gobierno es tener listo el proyecto para poder implementarlo desde el año próximo.

“La idea es que el propietario ponga en valor su lote para que deje de ser un baldío”, resumió el funcionario municipal. Explicó que lo único que se puso en funcionamiento desde el año pasado fue la tasa especial a partir de una corrección en el Código Tarifario. Por eso, el titular de un terreno baldío emplazado en el centro paga hoy el 1% de la valuación fiscal, informaron desde el municipio.

Explicaron que antes a cualquier baldío le ponían un alambrado o una vereda y se consideraba que tenía mejoras. En consecuencia, dejaba de ser un baldío. Ahora, se incorporó en el Código Fiscal y Tarifario una tasa especial de acuerdo al potencial de ese terreno baldío, por más que tenga por ejemplo un alambrado.

Bullaude aclaró que los dueños de todos los inmuebles ubicados en zonas urbanas pagan una tasa al municipio, pero en el caso de aquellos que son baldíos y no tienen ninguna mejora abonan una diferencial.

Diferencias

Señaló que no es lo mismo un lote baldío que aquel terreno donde hay una construcción abandonada. Hay varios casos en la ciudad.

Dijo que es un tema complejo para resolver porque “es más difícil de definir” a diferencia de un baldío. Los identifican como lotes subutilizados. Se trata de terrenos donde hay un edificio sin terminar o tal vez un local comercial que nunca se utilizó, pero que cuenta con los servicios que presta la municipalidad.

Uno emblemático está ubicado en Vicealmirante O’Connor y Ruiz Moreno. Un proyecto de edificio de seis plantas, que quedó a medio hacer. A veces se convirtió en refugio para personas en situación de calle. O en un espacio que jóvenes y adolescentes aprovechan para todo tipo de travesuras. A veces se convierten en un lienzo de cemento para los grafiteros.

Residentes de ese lugar revelaron que uno de los dueños de esa mole silenciosa es supuestamente un funcionario de primera línea del gobierno nacional. Nadie lo pudo confirmar oficialmente.

La titular del Instituto Municipal de Tierra y Vivienda, Laura Zannoni, dijo que desde ese organismo están trabajando para encontrar alguna ordenanza que permita aprovechar esa tierra ociosa.

Indicó que el municipio puede promover el remate de un lote en esas condiciones cuando la deuda con la comuna supera el valor fiscal del inmueble. En ese caso pasa a ejecución fiscal.

Zannoni dijo que el municipio tiene que “invitar al privado que haga algo con su tierra” y de esa forma “evitar la especulación inmobiliaria”.

Pequeños basureros a cielo abierto

Botellas de vidrio, de plástico, cartones, trozos de madera, papeles son algunos de los residuos que se observan en lotes baldíos en el centro de la ciudad. Es decir, pequeños basureros a cielo abierto.

No son pocos los terrenos en esas condiciones. En una recorrida por el área céntrica y los alrededores, este diario pudo observar casi una decena de lotes baldíos y otros terrenos subutilizados.

Hay algunos con litigios judiciales y otros que son consecuencia de una especulación inmobiliaria.

En Vicealmirante O’Connor y Sarmiento hasta hay un contenedor de la Secretaría de Ambiente de Desarrollo Sustentable.

La ordenanza 1221 sancionada a mediados de agosto de 2002 modificó el artículo 30 de la ordenanza 422-CM-90. “Los propietarios de lotes baldíos, obras en construcción, propiedades desocupadas, etcétera, ubicadas dentro del ejido municipal, están obligados a mantener en estado de higiene y libres de malezas, residuos y roedores sus inmuebles, siendo de su exclusiva responsabilidad la ocupación ocasional o permanente que pudieran hacer de los mismos terceras personas”, indica la normativa vigente desde 2002 hasta fecha.

“Cuando el propietario de lotes baldíos, obras en construcción, propiedades desocupadas, etcétera, no cumpla con las disposiciones en vigencia, la administración municipal por sí o por terceros, previa acta de infracción, procederá a la realización de los trabajos de limpieza, desratización, desocupación, demolición o saneado, con cargo al titular de la propiedad”, establece la ordenanza.

“Asimismo cuando a juicio de las autoridades sanitarias, existan situaciones que pongan en peligro inminente la salud de la población, el Municipio podrá aun, sin intimación previa, proceder a la subsanación del problema, cargando al propietario del inmueble los gastos que ello demande, sin perjuicio de las multas a que hubiera dado lugar”, indica.

En situaciones que pongan en peligro la salud de la población, el Municipio puede, sin intimación previa, proceder a subsanar el problema.
Magnitud del problema
22%
de las áreas urbanizadas, con lotes con una superficie menor a 1 hectárea, son terrenos baldíos.
Bariloche

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.