Los sobreseidos en la causa Arbos evalúan demandas contra el Estado

Goye, Carcar, Cortés y Zúñiga estuvieron presos hasta fines de diciembre. El viernes se conoció un fallo de la Cámara Federal de Casación Penal que los sobreseyó.

20 ago 2018 - 15:55

“Quedó demostrado que no tuve ninguna responsabilidad” dijo el exintendente por el PJ Omar Goye, en relación con el fallo de la Cámara de Casación conocido la semana pasada que anuló la sentencia condenatoria en la causa Arbos.

También Ovidio Zúñiga, exsecretario general del sindicato gastronómico insistió en que no hubo defraudación en el policlínico Arbos y lamentó la duración del juicio, que se extendió por 14 años.

La Corte revocó el fallo de la sala III de la Cámara de Casación, que había ratificado la condena impuesta en primera instancia por la Cámara Federal de Roca contra Zúñiga, Goye, Walter Cortés y Víctor Carcar en una causa por fraude a la administración pública. Un quinto imputado, Gonzalo Madrazo, no está incluido porque se acogió a un juicio abreviado.

Casación tuvo que dictar un nuevo fallo conforme a la doctrina fijada por el máximo tribunal, según la cual “no puede hacerse recaer en el imputado la demora en la tramitación del proceso cuando el impulso diligente del mismo está a cargo del Estado”.

Te puede interesar: Sobreseyeron a los imputados de la causa Arbos

Goye y Zúñiga dialogaron con “Río Negro”, se mostraron conformes con el sobreseimiento y no descartaron iniciar un reclamo civil contra el Estado por “los perjuicios sufridos”, incluido el año y medio que pasaron en prisión.

“Supongo que sí, aunque no hay apuro. Lo evaluaremos”, dijo Goye cuando se le preguntó si entablará un nuevo juicio para buscar un resarcimiento.

Zúñiga fue menos terminante. Señaló que si por él fuera no encararía nuevas acciones, pero dijo que antes lo va a consultar con sus hijos.

El policlínico sindical Arbos estaba en 1999 al borde de la quiebra, cuando recibió dos subsidios del gobierno nacional que sumaban casi 2 millones de dólares para atender pagos de proveedores. Según el fallo que anuló la Corte, el dinero fue desviado a empresas fantasma y apropiado con otros fines.

Zúñiga, Cortés y Carcar eran directivos del Arbos y Goye se desempeñaba como contador. Luego de un larguísimo proceso llegaron a juicio oral en 2014 y recibieron condenas de 4 años de prisión, pero sólo llegaron a cumplir 18 peses, hasta que fueron liberados en diciembre pasado.

Zúñiga dijo que el dinero se usó para pagar a acreedores del Arbos, pero que en el juicio de 2014 no le permitieron presentar la documentación. “No hubo delito, yo no hubiera participado en algo de esa naturaleza (por la defraudación), y siempre sostuve que todo iba a quedar claro cuando esto llegar a la Corte”, aseguró.

Recordó que su abogado, Ricardo Mendaña, le advirtió que lo iban a condenar, posiblemente a 6 años de prisión, y que si admitía la culpabilidad podía recibir 2 años en suspenso. “Yo le dije que ni loco. Que me comía la cárcel porque no toqué un peso y no tenía nada que ver con ésto -dijo Zúñiga-. Si me quedé con algo tendría que haber mejora patrimonial y no la hay. No tengo nada que ocultar”.

Goye destacó que la Corte no los sobreseyó por el mero paso del tiempo, “sino porque hace lugar a los 21 planteos de las defensas y anula la sentencia. Desde la instrucción en adelante toda la causa fue un desastre”.

Aseguró que la decisión de los jueces de la Corte ratificó lo que él y su defensa sostuvieron desde el principio. “No hubo razón alguna para hacer este juicio”, afirmó.

Sobre una posible demanda contra el Estado dijo que “no tiene que ser algo inmediato” y lo va a estudiar su abogado. “Está claro que hubo un perjuicio”, señaló Goye.

Más información: La Corte Suprema anuló la condena de los sindicalistas de la causa Arbos

DeBariloche

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.