Polémica en Bariloche por los aportes a la promoción turística

Hoy todos los comercios pagan una tasa que financia el Emprotur. El sindicato gastronómico pidió eximir a la actividad mercantil de los barrios más pobres.

09 nov 2018 - 07:10

Un insólito pedido del sindicato gastronómico a los concejales para que apliquen cambios en la regulación del Emprotur de modo que la tasa de promoción turística de la ciudad recaiga sólo sobre la hotelería, la gastronomía y los comercios que tienen vínculo directo con esa actividad, levanta polémica en Bariloche. Hoy ese gravamen se paga en todas las actividades mercantiles.

De prosperar esta idea, quedaría eximido casi el 80% del actual universo de aportantes, integrado por todas las empresas y comercios habilitados por el municipio, cualquiera sea su rubro o ubicación geográfica.

El Emprotur es un ente mixto que se encarga de promocionar Bariloche como destino turístico. Además del aporte de los comerciantes, la Nación y la Provincia suele remitir partidas, aunque no es obligatorio.

Los dirigentes del sindicato gastronómico llevaron su propuesta a la comisión legislativa del Concejo y consideraron que el organismo mixto creado en los años 90 “fracasó”, porque en veinte años no consiguió mejorar el número de turistas que arriban a Bariloche.

En el trasfondo del planteo aparece también la cuestión salarial, porque el sindicato se queja de que los trabajadores gastronómicos de Bariloche ganan lo mismo o menos que los de Buenos Aires, ya que si bien tienen un plus por zona, sus básicos son inferiores. Desde hace años piden que se emparejen los básicos, sin ningún resultado.

El secretario general de sindicato, Nelson Rasini, dijo que el Emprotur “cumplió un ciclo” y que el “derrame” pretendido de la actividad turística sobre toda la economía de Bariloche no es tal, en razón de que el comercio local no se beneficia lo suficiente del poder de compra de los 8.000 trabajadores del sector.

“El Emprotur tiene un presupuesto de 40 millones y es un fracaso, porque los únicos que se benefician son cuatro o cinco empresarios, que reciben la promoción y hacen un negocio propio, mientras que el resto no recibe nada”, aseguró Rasini.

Insistió en que “no hay un mayor poder adquisitivo derivado del turismo que se note en los almacenes, las gomerías de los barrios, los comercios del Alto” y por eso consideró indispensable reformar el ente de promoción.

Paritarias

Sus argumentos fueron refutados por el presidente de la Cámara de Turismo local, Felipe Orticelli, quien defendió el modelo actual y consideró que “llevar las paritarias salariales al Emprotur no tiene ningún sentido”.

Dijo que no está “para nada a favor” de cambiar el actual esquema de aportes, que en forma proporcional involucra a todos los comercios de la ciudad. A su juicio, aplicar los cambios que pretende el gremio sería “como decir que algunos producen menos basura que otros y entonces deben ser eximidos de la tasa de servicios”.

Subrayó que Bariloche es una ciudad turística. “Si no damos eso por aceptado, estamos mal
–dijo Orticelli–. Traemos turistas, se mueve la economía y es una cadena virtuosa. La discusión sobre si el pequeño comerciante tiene que pagar la tasa de promoción está superada”.

El presidente de la comisión de Turismo del Concejo Municipal, Daniel González (Pro) se comprometió a abrir la discusión sobre la propuesta y dijo que citarán a las cámaras empresarias para conocer su opinión. Desde su visión, el Emprotur “ha sido un éxito” y lo definió como “la única herramienta que existe para promocionar la ciudad”.

Dijo que no es cierto que el número de turistas que ingresan esté estancado y a modo de ejemplo señaló que, según el Indec, en lo que va del año creció más de un 200% el turismo extranjero que arriba a la ciudad.

Señaló también que el monto de los aportes al ente “siempre se ha discutido, se ha zonificado y hoy es equitativo”. Según González, en la ordenanza vigente está prevista la progresividad de la tasa, de modo que pagan sumas mucho mayores las empresas y comercios vinculados al turismo, mientras que las actividades no vinculadas, de zonas periféricas, “tienen una tasa mínima”.

Bienvenido el debate
Propuesta inviable
El presidente de la Cámara de Comercio e Industria, Eduardo Caspani, también se opuso a la iniciativa, aunque beneficiaría a una parte de sus asociados. Dijo que “es sano tener estos debates, pero la propuesta es claramente inviable” porque el Emprotur, con sus actuales niveles de inversión, “no podría ser sostenido solamente por un sector”.
Dijo que “sí se puede discutir cómo hacer el trabajo cada vez mejor”, pero el camino no sería el de limitar los aportes.
El dirigente empresarial también sostuvo que el criterio de evaluación no tiene que ser el número absoluto de turistas que recibe la ciudad, porque “la mirada debe estar puesta también en lograr que se queden más días y que gasten la mayor cantidad de dinero en Bariloche, no sólo en alojamiento y gastronomía”.
Pagan sumas mayores las empresas y comercios vinculados al turismo.
Las actividades no vinculadas tienen una tasa mínima.
Bariloche

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.