Barones del PJ dejan campo minado a sucesores

En Merlo había orden de desalojar a 3.000 ocupantes de una toma ligada al intendente saliente, Raúl Othacehé. En Malvinas Argentinas, Cariglino triplicó su sueldo. Morelli, de Concepción, Tucumán, nombró 400 empleados antes de irse.





Gentileza

El traspaso de poder en el conurbano bonaerense y en otros históricos bastiones peronistas se realiza bajo fuerte tensión: tomas de terrenos alentadas desde el poder, aumentos de sueldos de última hora y masivos nombramientos sorpresa están minando la capacidad de acción de los sucesores de históricos referentes del PJ.

El caso más severo parecía darse en Merlo, provincia de Buenos Aires, donde el gobierno nacional dispuso el despliegue de la Infantería tras la orden judicial para desalojar la toma de dos predios supuestamente alentada desde la administración saliente, en un clima de fuerte tensión.

Gustavo Menéndez, alcalde electo de Merlo acusó ayer al saliente Raúl Othacehé de haber promovido la ocupación de más de 300 viviendas populares y 60 hectáreas de un particular donde se asentaron 3.000 familias que no tienen vivienda, lo que fue rechazado por su rival.

Menéndez se contactó con el gobierno de Daniel Scioli y también con la gobernadora electa, María Eugenia Vidal, por los problemas derivados de la toma y otras intrusiones “generalizadas” en la zona. “Esto es Nerón incendiando Roma. Merlo existe conmigo y sin mí es la nada”, explicó Menéndez para graficar la actitud de Othacehé, a quien desplazó como candidato en la interna del Frente para la Victoria.

“Tenemos divergencias con Menéndez. Yo lo eché de mi gobierno por inepto. Lo que Menéndez y su grupo representan… es el delito y la droga’’, replicó Othacehé de su sucesor .

Anoche, el ministro de Desarrollo Social de la Provincia, Eduardo Aparicio, se reunió con referentes de las familias que ocupan los terrenos y se acordó que hoy “harán un censo” para determinar la cantidad de gente que se encuentra en la zona y confió en que “la gente se va a ir retirando”

El conflicto se introdujo en la campaña para la segunda vuelta electoral del 22 de noviembre entre Daniel Scioli y Mauricio Macri . Scioli dijo ayer estar “absolutamente en contra de las tomas ilegales” y aclaró que el operativo de desalojo se realizará con “responsabilidad social” y “sin violencia’’. Por su parte, Macri subrayó su determinación de que el Estado esté “al servicio de la gente’’ y no sea “un aguantadero’’ del oficialismo. (Ver página 3)

Otro foco de conflicto se registra en el partido de Malvinas Argentinas, donde según las nuevas autoridades el saliente intendente Jesús Cariglino, del peronismo disidente, aumentó un 150% su salario y el de otros miembros del personal jerárquico. El alcalde electo Leonardo Nardini, joven figura del Frente para la Victoria, afirmó que con el aumento y el pase de cientos de trabajadores a planta permanente distintas áreas quedarán desatendidas.

En tanto la justicia investiga si en La Plata, empleados municipales sustrajeron juegos infantiles de las plazas y cámaras de seguridad de varios puntos de la ciudad. El alcalde saliente Pablo Bruera, kirchnerista, entregará el poder a Julio Garro, de Cambiemos. (DyN/AP/Redacción)

Tensión en el “traspaso del poder”


Comentarios


Seguí Leyendo

Barones del PJ dejan campo minado a sucesores