Batacazo radical en Comallo puso fin a la hegemonía de Ganem

El justicialista Domínguez gobernará otro período en Pilcaniyeu, igual que Mussa en Ñorquinco

SAN CARLOS DE BARILOCHE- El radicalismo obtuvo una histórica victoria en Comallo, donde consiguió la intendencia poniendo fin a una larga hegemonía del caudillo peronista y actual jefe comunal Alfredo Ganem.

Pilcaniyeu, en tanto, seguirá a cargo del gobierno el justicialista Carlos Domínguez, y también en Ñorquinco los votos le dieron la reelección al radical José Mussa.

El candidato de la Alianza en Comallo fue Raúl García, un pastor evangélico que ya había perdido en el 91 ante Ganem y esta vez consiguió derrotar a sus cuatro competidores, incluido al policía retirado Carlos Loncón, que encabezó la lista del PJ.

En realidad la UCR logró 354 votos (38 por ciento), una cifra equiparable a la de elecciones anteriores, pero se vio favorecida por la atomización del resto de los partidos.

El PPR, que postulaba a José Najul, sorpresivamente se ubicó segundo con 181 votos (18,1 por ciento) y consiguió una concejalía. Lo siguieron el Frente Grande con 168 y el MPP con 154.

Para el justicialismo la elección tuvo características catastróficas, ya que de ganar en Comallo todas las elecciones de los últimos 30 años pasó a ocupar un lapidario quinto lugar con sólo 71 votos (7,6 por ciento).

Los datos revelan que el paso al costado de Ganem no sirvió para recuperar al partido de la sospecha generalizada a la que lo arrastró con sus problemas judiciales. También parece haber pagado un alto precio por no propiciar el surgimiento de alguna nueva figura que heredara su capital político.

En Pilcaniyeu el triunfo de Domínguez fue cómodo, ya que reunió 297 votos (un 65 por ciento) relegando al radical Francisco Galván, por quien optaron 109 electores (23,8 por ciento).

Este será el tercer mandato consecutivo de "Cacho" Domínguez, que pese a arrastrar una deuda salarial de cinco meses con los empleados municipales goza de un fuerte apoyo en su comunidad, que días atrás lo acompañó en un corte de vías para protestar contra el gobierno provincial.

Los ciudadanos de Ñorquinco, por su parte, le otorgaron el triunfo a la Alianza en la puja por la intendencia, que por cuatro años más quedará en poder de José Mussa. La aspirante del PJ a ese cargo fue Nelly Ferrari de Sede, que apenas reunió 96 votos (27,7 por ciento), muy lejos de los 227 (65,6 por ciento) que se inclinaron por la boleta aliancista.

Episodios y anécdotas para no dejar pasar

· "¿Hay misa hoy". La preocupación de la ciudadana de El Bolsón era válida: quería asistir a misa pero no sabía si la junta electoral autorizaba ese tipo de reuniones. La solución la aportó el párroco Jorge Peixoto. Llamó por teléfono al obispo Frassia de Bariloche y este lo autorizó a oficiar la ceremonia. Solución salomónica para quedar bien con Dios y con... la democracia.

· Encerrado. El cuarto oscuro de la mesa 1 masculina aportó la anécdota de la jornada: un joven que votaba por primera vez, se quedó encerrado adentro y hubo que recurrir a los oficios de un cerrajero de ocasión para salvar la situación. La cara del novel votante, entre asustada y avergonzada, fue motivo de sonrisas.

· ¿A cuántos metros estoy? El justicialismo denunció que la Alianza tenía abierto un local partidario a menos de 80 metros de la Escuela 318, donde votaban las mujeres. Opiniones cruzadas, intentos de denuncias y la policía local que recurrió a una cinta métrica para dirimir la cuestión. ¿El resultado?: 91,5 metros de distancia. Estaba todo en regla.

· Todos tarde. Como si las autoridades de las 30 mesas se hubieran puesto de común acuerdo, ayer el comicio en El Bolsón comenzó casi 30 minutos más tarde.

Largas y tediosas ceremonias de control de lapiceras e inspección de los sellos de las urnas, preguntas de último momento, votación previa de autoridades de mesa, etc., obligaron a formar una larga cola de votantes que habían madrugado para después dedicarse a seguir los resultados por la radio.

· Quejas. Afortunadamente, las quejas partidarias no fueron muchas. El Frente Grande se percató cerca del mediodía que en algunas escuelas aparecían boletas suyas sin candidatos a concejales locales, lo que obligó al inmediato recambio.

En algunas mesas se impugnaron votos "cantados", mientras que en otras, por falta de acuerdo de los fiscales, se recurrieron algunos sufragios. El resto vivió una jornada tranquila.

· Alto porcentaje. Las localidades chubutenses también votaban. En El Hoyo, una mesa femenina dio la sorpresa, cuando a las 10 de las mañana ya había emitido su voto el 70% del padrón, mientras que en el resto de las localidades recién andaban por el 25 y 30%. Por lo demás, el escrutinio se desarrolló en forma normal.


Comentarios


Batacazo radical en Comallo puso fin a la hegemonía de Ganem