Beraja finalmente fue dejado en libertad bajo palabra



Rubén Ezra Beraja, ex presidente del Banco Mayo y de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), recuperó ayer la libertad bajo palabra tras haber permanecido preso durante 658 días por su presunta responsabilidad en un millonario fraude al Estado y a cientos de ahorristas.

La celebración judía de la “Sucot” o “fiesta de las cabañas” complicó los trámites para la liberación de Beraja, que se negó a firmar su excarcelación por cuestiones religiosas pero, de todos modos, salió pasadas las 19.30 de la Unidad Antiterrorista de la Policía Federal, donde cumplía prisión preventiva.

“El Tribunal aceptó que Beraja colocara su impresión digital para notificarse de la excarcelación porque en estos días no puede firmar”, contó la abogada Martha Nercellas al explicar una de las restricciones que establece, durante una semana, la celebración de la “Sucot”.

Beraja será enjuiciado por un Tribunal Oral y hasta la sustanciación del proceso sólo podrá ausentarse por más de 24 horas de su domicilio con autorización del juez federal Norberto Oyarbide, ante quien deberá presentarse “durante la primera semana de cada mes calendario”, según ordenó ayer la Cámara Federal porteña.

Los jueces Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Luraschi, de la sala II de la Cámara Federal, prohibieron a Beraja la salida del país y establecieron una caución juratoria por considerar que así lo propició la Cámara Nacional de Casación Penal.

La sala II denegó la excarcelación a Beraja, que finalmente obtuvo ese beneficio a través de un fallo en el que Casación consideró que, en realidad, la prohibición de salir de Argentina es suficiente para garantizar que el acusado no se fugará. “No obran en la causa datos objetivos” que indiquen que Beraja “ha pretendido sustraerse” del proceso penal en su contra “o entorpecerlo”, dijeron las camaristas de Casación Ana Capolupo de Durañona y Vedia y Amelia Berraz de Vidal, que otorgaron la excarcelación al ex presidente del Banco Mayo. Ayer los jueces Cattani, Irurzun y Luraschi concluyeron, de manera unánime, que “frente a las categóricas afirmaciones” de las jueces de Casación era atinado no fijar a Beraja una fianza dineraria sino establecer una simple caución juratoria. Oyarbide, que investiga la organización que bajo el presunto comando de Beraja habría estafado al Estado y a clientes del Mayo, fue notificado de la decisión de la sala II y pasadas las 18 envió a funcionarios judiciales a la Unidad Antiterrorista para dar curso a la liberación del ex banquero. (DyN)


Comentarios


Beraja finalmente fue dejado en libertad bajo palabra