Berlusconi tiró la toalla y dejará el gobierno

Le comunicó al presidente Napolitano que dejará su cargo tras la aprobación del paquete de ajuste que pide Europa. Ayer perdió la precaria mayoría que tenía en el Congreso.



#

crisis económica mundial

ROMA.- El jefe de gobierno italiano, Silvio Berlusconi, se rindió y anunció ayer que renunciará a su cargo en cuanto el Parlamento apruebe las medidas económicas prometidas a la Unión Europea (UE) con el fin de salvar a Italia del contagio de la crisis.

La decisión fue tomada por Berlusconi al término de una reunión de una hora con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, durante la cual decidió tirar la toalla tras meses de severas críticas a su gobierno y a la gestión de la crisis económica y política que atraviesa la tercera economía de Europa.

Lo importante es “trabajar por el bien del país”, explicó Berlusconi por teléfono a uno de los noticieros televisivos de su propiedad.

“Hay que preocuparse de la situación de Italia, de lo que ocurre en los mercados y del hecho de que los mercados no creen que Italia quiera o sea capaz de aprobar las medidas que Europa exige”, añadió.

El multimillonario político, líder indiscutible de la derecha italiana desde hace 17 años, capaz de sobrevivir a todo tipo de escándalos y juegos políticos, tuvo que reconocer este martes que había perdido la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, tras la aprobación de las Cuentas del Estado 2010, una victoria pírrica, pero que reveló que la mayoría en el Congreso se había desmoronado.

Las Cuentas del Estado fueron aprobadas con sólo 308 votos a favor, por debajo de los 316 necesarios para contar con la mayoría absoluta.

Berlusconi tiene un mes para cumplir su promesa de dimisión, ya que la aprobación de las medidas de ajuste exigidas por la UE han sido fijadas para antes del 18 de noviembre en el Senado y antes de que se concluya noviembre por la Cámara de Diputados, según el calendario.

La oposición de izquierda liderada por el Partido Democrático se comprometió en un comunicado a aprobar las medidas en un plazo corto y espera así lograr el fin de la era “berlusconiana”.

Una enmienda a los presupuestos del 2012 fue introducida la semana pasada por el Consejo de Ministros, con las exigencias hechas por la UE a Berlusconi para garantizar la estabilidad financiera del país.

La renuncia de Berlusconi había sido pedida en los últimos días con insistencia por la oposición de izquierda, así como por los sindicatos y la federación de industriales ante la delicada situación de Italia, acosada por los mercados debido a su colosal deuda pública del 120% del PIB y a un crecimiento nulo.

Las presiones para que el multimillonario primer ministro presentara su renuncia se recrudecieron este martes tras perder el apoyo de una decena de diputados de su partido, “los traidores” del Pueblo de la Libertad (PDL), como los tildó.

“No me sorprendió, sentí más bien mucha tristeza, casi dolor. Muchos eran personas que conocía desde hace muchos años, que habían entrado a hacer política conmigo desde el inicio, con los que tenía una relación de amistad”, confesó en declaraciones a los noticieros.

Berlusconi, de 75 años, quien se lanzó hace 17 años al ruedo político, ha estado en el poder en los últimos diez años, con excepción del período 2006-2008.

Ayer, inclusive el controvertido líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, aliado clave para la supervivencia del gobierno, quien ha garantizado a Berlusconi durante tres años una mayoría absoluta en el Parlamento, instó a Il Cavaliere a renunciar.

Berlusconi se aferró por meses con todas sus fuerzas al poder pese a las críticas, los escándalos sexuales y judiciales y ahora las “traiciones” políticas. (AFP)


Comentarios


Berlusconi tiró la toalla y dejará el gobierno