Bianchi otra vez fue muy crítico

“No me equivoqué cuando dije que no había nada terminado en relación con el campeón del Apertura”, dijo.





BUENOS AIRES (DyN).- Carlos Bianchi expresó tras la derrota sufrida ayer ante Chacarita Júniors que “para desgracia mía y de Boca, no me equivoqué”.

Recordó el entrenador que “yo dije que no había nada terminado cuando todos en la Argentina decían que ya se sabía quién era el campeón”.

En cuanto al partido, expresó que “el primer tiempo nosotros lo manejamos como lo teníamos que manejar pero no teníamos las llegadas que pretendíamos tener, dado que tácticamente Chacarita estuvo muy bien parado y no nos dio posibilidades como para crear situaciones de gol, que son las que hacen ganar un partido”.

“En el segundo tiempo, el convertir el gol en el primer minuto les facilitó mucho más el trabajo -agregó-. Se instalaron mucho más defensivamente y nosotros teníamos todos los circuitos cerrados. Se hace expulsar Delgado y ahí se nos complica mucho más la cosa”.

Interrogado acerca de si el desgaste de su equipo es determinante, manifestó Bianchi que “yo no quiero hablar del problema físico, porque sería buscar una excusa. Pienso que hay que destacar que Chacarita jugó un muy buen partido”.

“Qué nos vamos a lamentar ahora -añadió-, si todos teníamos ganas de ir a Tokio. Boca es campeón intercontinental, no hablemos más de eso, ya está. Si no, la próxima vez, el equipo que sale campeón de América, no tiene que ir a Tokio”.

Al informársele que en ese momento Ríver estaba ganando y preguntársele si eso definía el torneo, apuntó: “¿Por qué? Tiene que jugar contra Lanús, ¿no? ¿Y? Vos no le tenés confianza a Lanús. Se lo voy a decir a los de Lanús”.

Insistió Bianchi en que “no me quiero cobijar detrás del cansancio. Lo que quiero es especificar que tal vez no estamos jugando bien por otras causas, no solamente por el pretendido cansancio”.

“Seguro que en algún lugar de nosotros mismos no estamos iguales -admitió-, todavía hay gente que se despierta a las cinco de la mañana. Pero qué vamos a hacer, no vamos a quejarnos ahora, después de salir campeones intercontinentales, de que no teníamos que ir a Tokio”.

Respecto de la posibilidad de que en la próxima fecha reaparezca Guillermo Barros Schelotto, teniendo en cuenta que será suspendido Delgado, el entrenador se limitó a recordar que “Guillermo no trabajó en toda la semana. No sé cómo va a estar la semana que viene”.

En relación con el debut absoluto del delantero Julio Alcorcé, consideró que “se sintió bien, con muchas ganas. Lo vimos correr de adelante para atrás, no jugó estáticamente, tuvo muchas iniciativas. Es un chico joven, de diecinueve años, y pienso yo que hizo un trabajo correcto por la situación en que estaba el partido”.

Acerca de si tuvo la esperanza de que Boca empatara, manifestó Bianchi que “no estamos jugando bien, estamos conscientes de eso. Uno siempre tiene la esperanza de que puede empatar. Lo que pasa es que nosotros estábamos jugando no ya tanto al fútbol, estábamos jugando a tratar de encontrar una solución más rápida por la vía aérea”.

Respecto del estado físico de Martín Palermo, comentó que “recibió dos golpes, uno en el tobillo y otro en la rodilla, que tiene un tajo, una herida. En el tobillo también el primer golpe le dolió bastante”.

Interrogado acerca de las razones por las cuales Boca sufrió tres expulsiones en los últimos dos partidos, el director técnico señaló que “tal vez estamos delicados desde el punto nervioso, estamos muy susceptibles y por eso los chicos se descontrolan”.

“Respondimos a las giladas que se dijeron”

El volante de Chacarita Juniors Ariel Rosada dijo ayer que su equipo “respondió a todas las ‘giladas’ que se dijeron” con la victoria conseguida sobre el campeón mundial, Boca Juniors, en el estadio de Vélez Sársfield, tras la polémica que se había generado cuando los dirigentes aceptaron no jugar en el estadio de San Martín.

“El equipo respondió a todas las ‘giladas’ que se dijeron”, afirmó el ex jugador de Boca Juniors en diálogo con Télam.

En tanto, el delantero Silvio Carrario, autor del primer gol de Chacarita, consideró que su equipo “supo aprovechar el cansancio de Boca en el segundo tiempo, pero fundamentalmente sus nervios”.

Acerca del festejo de su conquista, el “Tweety” expresó que gritó el gol con euforia “pero no fue una revancha” por su salida de Boca. En derredor suyo, los jugadores de Chacarita se rieron de la ‘ocurrencia’.

Por último, el volante Carlos Moreno, autor del segundo gol, comparó la alegría del triunfo con la generada “por la victoria sobre Ríver Plate”.

“Este era el partido del año por la expectativa que tenía la gente. Por suerte, pudimos ganar pese a que todos nos daban por perdidos, y volví a anotar como contra Ríver”, dijo el volante proveniente de San Lorenzo.

Con una sonrisa en su rostro, el técnico de Chacarita Juniors, Osvaldo Sosa, aseguró ayer que el triunfo por sobre Boca “fue una alegría doble” por los tres puntos logrados y la categoría del rival.

“Esto es una alegría doble, ganarle a Boca no es cosa de todos los días y nosotros lo hicimos de una manera justa. Chacarita siempre intentó jugar y creo que pudo hacer algún otro gol”, aseveró Sosa a la prensa.

El técnico destacó la entrega de sus jugadores y el “convencimiento” que tuvieron para superar al equipo que logró la Copa Intercontinental en Tokio.

“Los jugadores hicieron un partido bárbaro y el mérito es de ellos, yo sólo armé el planteo y ellos se encargaron de llevarlo a cabo ante un rival tan importante como el tuvimos enfrente”, dijo a la prensa.

En tanto, destacó que Chacarita fue “verdugo” de Ríver y Boca en el torneo, pero advirtió que “con eso no alcanza” porque su equipo “debe tener regularidad”.

Por su parte, el arquero Jorge Vivaldo afirmó que la victoria fue “una alegría enorme” y destacó que los jugadores entraron en la “historia” de Chacarita.

“Esto se disfruta el doble, los hinchas de Chacarita pueden salir orgullosos de la cancha y para nosotros es importante porque le ganamos a Boca después de 28 años”, apuntó el arquero.

“No fueron previsores”

El vicepresidente de Chacarita, Armando Capriotti, afirmó que “Ríver no mostró la misma actitud previsora que Boca para cambiar de escenario, estimando que pudieran producirse inconvenientes en un partido de estas características”.

“Ríver no mostró la misma actitud de previsión que tuvo Boca, que para jugar en Vélez nos aseguró que se haría cargo de la seguridad y el alquiler del estadio”, afirmó el dirigente.


Comentarios


Bianchi otra vez fue muy crítico