Bibliotecas tienen recursos, pero no pueden usarlos

En estos días recorren las instituciones rionegrinas para ordenar el funcionamiento



#

Las carencias son moneda corriente en las bibliotecas rionegrinas, pero antes de recibir fondos deberán regularizar los papeles.

ROCA (AR).- Un relevamiento se está llevando a cabo, ciudad por ciudad, para establecer un mapa certero y con datos actualizados sobre cada una de las bibliotecas populares que funcionan en Río Negro. Ocurre que existe un elevado porcentaje que se encuentra en situación irregular, advirtió Marta Marilef, subdirectora de Bibliotecas Populares de la provincia. “Hay dos millones de pesos en el banco para distribuir, pero no se puede”, advirtió. Según explicó la licenciada en Bibliotecología y titular del área que depende de la secretaría de Cultura, está recorriendo distintas localidades para hacer un relevamiento de la situación en que se encuentran. La idea, en una primera instancia, “es detenerse más tiempo en aquellas que necesiten acompañamiento técnico, bibliotecológico, ya sea para reactivar comisiones directivas, asegurar un asesoramiento jurídico como también para trabajar aspectos del rol de los bibliotecarios como el rol de las bibliotecas en su comunidad”, comentó ayer. Se prevé visitar las más de 100 entidades existentes en la provincia y “ya llevamos la mitad recorridas”, aseguró. El nuevo esquema permitirá, agregó, “lograr una igualdad de condiciones para que todas estas instituciones puedan gozar de los beneficios que les corresponde por ley, sean éstos provinciales o nacionales”. Marilef sostuvo que tanto los subsidios nacionales –que entrega la Conabip– como los provinciales –que provienen de recaudaciones por juegos de azar y carreras de caballos– no están llegando a muchas instituciones por problemas “en las rendiciones, confección de balances, falta de personería jurídica”. “Es una lástima porque todas necesitan mucho los fondos. Hay en la provincia dos millones de pesos disponibles para distribuir en equipamiento, mobiliario e insumos”. La titular de Bibliotecas Populares informó que una vez finalizado el relevamiento se podrá regularizar la entrega, aunque a priori se prevé comenzar a formalizar la entrega “a través de una planilla”. En este trayecto se ha encontrado distintas realidades, sostuvo Marilef, “por un lado se encuentran aquellas bibliotecas que funcionan con faltantes de personal, algunas atendiendo medio turno, bibliotecas cerradas, algunas no cumplimentaron el trámite de personería jurídica, otras sin comisiones directivas, o atendidas por miembros de la comisión. Son situaciones no del todo óptimas. Sin embargo y a pesar de este panorama desalentador operativamente, lo que sí existe y es justo remarcar es una muy buena voluntad que propicia el funcionamiento frente a las situaciones adversas, y la intención de prestar igualmente un servicio útil a la comunidad”, destacó.


Comentarios


Bibliotecas tienen recursos, pero no pueden usarlos