Bielsa abre el camino por la revancha

Dice tener la fuerza y entereza para intentar de nuevo en la selección.





BUENOS AIRES (DyN) - Marcelo Bielsa inició su segundo ciclo al frente del seleccionado en una reunión realizada en Ezeiza que incluyó una presentación de Julio Grondona y una larguísima conferencia de prensa en la que el técnico insistió en que su equipo no fue superado en el juego en la Copa del Mundo.

Con puntualidad, a la una de la tarde, Grondona dio la bienvenida formal a Bielsa: "Tengo la satisfacción de anunciarles a todos ustedes el comienzo de una nueva etapa con el señor Marcelo Bielsa a la cabeza por cuatro años, si Dios quiere", en alusión a que el primer filtro serán las Eliminatorias. Luego selló el lanzamiento del nuevo ciclo con un apretón de manos con un Bielsa que parecía tenso, casi incómodo, pero que enseguida se ocupó de atender exhaustivamente todas las preguntas, que lo hicieron recorrer a lo largo y a o ancho el espinel de su experiencia anterior.

Bielsa admitió que se sintió sorprendido cuando se le volvió a ofrecer el cargo y expresó que sólo se decidió a aceptarlo cuando supo que José Pekerman le manifestó que se retiraba del proceso de selecciones pero le aconsejó que él permaneciera.

"Más allá del fracaso deportivo del Mundial, creo que tiene valor lo hecho anteriormente, aunque no haya cristalizado luego del modo que esperábamos", señaló Bielsa, quien insistió en su sorpresa por el ofrecimiento: "Es la primera vez que se premia un fracaso".

Confesó que decidió finalmente aceptar la propuesta porque "además me siento con la fuerza, la entereza y la disposición para intentarlo nuevamente".

Esquivó un primer tema conflictivo al asegurar que el rendimiento físico del seleccionado en el Mundial "fue satisfactorio" y fundamentó su apreciación al decir que "no fuimos superados físicamente por ninguno de los rivales que nos tocó enfrentar". "Nuestras capacidades físicas fueron sometidas a las pruebas más difíciles y no tuvimos en ese rasgo dificultades extremas", añadió.

Bielsa admitió responsabilidad "en haber logrado una puesta a punto tardía, que hizo que el equipo no jugara antes con la misma frescura con que lo hizo ante Suecia" y atribuyó esa dificultad a que tuvieron "una preparación previa muy moderada, donde no pudimos acentuar la exigencia en función de que había jugadores agotados, producto de una temporada larga".

En cuanto a una consulta puntual, acerca de haber llevado al Mundial a varios jugadores presuntamente limitados en su condición física, Bielsa reconoció que en tal situación sólo contó con Claudio Caniggia, a quien pensaba incluir a partir de la tercera fecha, pero dijo que Diego Simeone se hallaba "sano" y que el defensor Roberto Ayala "se lesionó en la competencia", en alusión a la molestia que sufrió en el calentamiento previo al primer partido.

Respecto de las futuras convocatorias, aludió a la posibilidad de que "desde ahora hasta el comienzo de las eliminatorias pueda darles posibilidades de integrar el equipo a jugadores que aún no han tenido opciones de hacerlo".

Ante una consulta puntual acerca de la modalidad que empleará para contactarse con la prensa, señaló que "será la misma" que antes, es decir sin salirse del esquema de conferencias de prensa anunciadas con anticipación y sin acceder a entrevistas personalizadas con medio alguno.

Sigue el PF Bonini y aún falta el médico

Marcelo Bielsa confirmó la continuidad de Luis Bonini como preparador físico y dijo que aún no está resuelto quien será el médico del equipo. Tal como se esperaba, ratificó que Claudio Vivas y Javier Torrente seguirán siendo sus ayudantes de campo.

"Lo del médico es un aspecto que todavía no he analizado junto a las autoridades de la AFA", comentó Bielsa acerca de la única duda en la conformación de su cuerpo técnico.

Las posibilidades son dos: que continúe Donato Villani o que, en su defecto, éste se desempeñe exclusivamente con los seleccionados juveniles y Raúl Madero pase a ser el director del departamento médico de los conjuntos nacionales.

En cuanto a Bonini, algunos rumores habían señalado que podía abandonar su cargo por ciertos cuestionamientos surgidos hacia su labor a raíz de la pobre performance física atribuida por la prensa a algunos jugadores en el Mundial, un aspecto negado de cuajo por Bielsa. (DyN).

No le hablen de videos

Acaso en el único tramo de la maratónica conferencia en que se salió de su tono hiperreflexivo, Bielsa pretendió despojarse de su imagen de obsesivo del fútbol al sostener que "toda esa cuestión está instalada, porque a mí no me lo escucharon decir, pero le puedo asegurar que yo no miro 50 videos por día".

Se enfrascó en un mano a mano con un periodista que lo definió como "detallista", futbolísticamente hablando. "No soy un detallista", replicó un Bielsa rápido de reflejos. "Eso no habla mal de usted", atenuó el periodista.

Sin embargo, Bielsa se prendió de esa respuesta para redoblar su énfasis. "¿Sabe por qué no habla bien de mí? Tanto no habla bien de mí porque no creo que el fútbol sea una disciplina tan previsible para dar lugar a eso. Y hace tiempo que trato de presentarme de una manera distinta a la que se me atribuye, pero toda esa cuestión está instalada...". (DyN).


Comentarios


Bielsa abre el camino por la revancha