Bielsa reconoció que faltó brillo

El DT dijo que el triunfo fue merecido y que le sobró justicia.



BUENOS AIRES (DyN).- De convicciones firmes, pero prudente en sus expresiones, Marcelo Bielsa admitió ayer que ante los bolivianos “al triunfo le faltó brillo”, pero también enfatizó que “le sobró justicia”.

“El triunfo no fue lucido, pero fue merecido. Por supuesto que jugamos un partido con dificultades, pero los recorridos no fueron desesperados, fueron equilibrados. Jugamos por abajo, no nos desordenamos nunca. Sufrimos dos situaciones de gol en noventa minutos, a pesar de que tuvimos que defender en un espacio grande. Al triunfo le faltó brillo, pero le sobró justicia”, opinó Bielsa en la conferencia de prensa.

Bielsa remarcó que “el equipo demostró paciencia, demostró que tenía un proyecto a desarrollar y no lo abandonó”.

De todos modos, también aceptó que “hubo más intentos que concreciones”.

Al asumir la defensa de su tarea y de sus dirigidos, Bielsa argumentó que “el gol llega sin espacio de tiempo para que el partido se abra”.

Reconoció sí que “faltó contundencia para cristalizar diez o doce situaciones que tuvimos”.

Cuando se le preguntó concretamente por los errores del conjunto señaló “el tema de la contundencia. Mejorar la relación entre jugada creadas y jugadas definidas es un problema”.

Destacó que hicieron “llegar la pelota a los costados, pero nos faltó tener la capacidad de elegir el destinatario. También nos faltó la jugada mágica que abre los partidos. El trámite fue muy, muy cerrado”.

Insistió con que “cuando uno defiende en un campo que tiene sesenta metros de profundidad, haber sufrido dos situaciones me parece aceptable”.

Inclusive, subrayó que “la primera situación para Bolivia llegó luego de que se produjo una situación que consideramos penal. Eso llevó a la desconcentración”.

El director técnico explicó los motivos que lo llevaron a sostener en el campo de juego más minutos de lo ideal al habilidoso jujeño Ariel Ortega, quien tuvo un desempeño por debajo de su nivel.

“Admito el margen de error para tomar mis decisiones, pero al que puede aportar la jugada mágica uno le suele dar un poco más de hándicap. Esto no significa que siempre tendrá esa nueva oportunidad, pero con Ortega uno siempre espera que saque la jugada del gol”, respondió quien conduce al único equipo participante en estas eliminatorias que conserva el puntaje ideal.

En cuanto a la presencia del armador Juan Sebastián Verón y la ausencia de Marcelo Gallardo, Bielsa contestó que “los jugadores tienen particularidades, pero hay que elegir y apostar a la elección tomada”.

Aragonés quedó con sabor amargo

El entrenador del seleccionado boliviano, Carlos Aragonés, aseguró ayer haber quedado “conforme” con el rendimiento de sus dirigidos, pero -por otro lado- se lamentó por el “sabor amargo” con que se retiró del estadio “Monumental”, habida cuenta “de un partido que se definió (en favor de Argentina), a pocos minutos del final”.

“Argentina hizo lo que tenía que hacer: atacar. Pero, el volumen de juego fue parejo para los dos equipos”, destacó Aragonés.

Más allá de estar “conforme” por la performance de Bolivia ante Argentina, el director técnico del vecino país manifestó haberse quedado con “un sabor amargo por el resultado, a poco del final” del encuentro que Argentina ganó 1 a 0.

“Me voy conforme -enfatizó-. Tengo la felicidad de conocer hace mucho tiempo a estos muchachos y había hablado con ellos de dejar hasta el último aliento para conseguir un buen resultado”.

Aragonés deslizó la queja de haber dispuesto de “sólo cuatro días de trabajo” y, ante este déficit, explicó que “había que compensar con amor propio, fe y creer en nuestras propias fuerzas, sobre todo porque enfrentábamos a una de las mejores selecciones del mundo, como la de Argentina”.

Al ser consultado sobre si, pese a la derrota, después de esta tercer fecha en las eliminatorias se han incrementado para Bolivia las chances de clasificación para el próximo mundial, el técnico supeditó lograr el pasaje a Corea-Japón 2002 “en la medida que podamos trabajar con mejores condiciones”.

“La magia en el fútbol no existe. Veo el futuro con mucha fe, siempre y cuando nos permitan trabajar adecuadamente”, concluyó el DT boliviano.

Contra el árbitro

Los jugadores del seleccionado boliviano se quejaron del arbitraje del brasileño Marcio Rezende, a quien reclamaron por un penal de Roberto Ayala al delantero Joaquín Botero.

El mediocampista Julio Baldivieso dijo que “el penal fue grandioso y el árbitro no lo vio”, y estimó que esa jugada fue decisiva en el desarrollo del partido porque “no quedó demostrada en la cancha la diferencia de millones de dólares que había entre uno y otro”.

Los bolivianos reclamaron que Ayala empujó a Botero desde atrás cuando el atacante ingresó en el área defendida por Roberto Bonano.

El arquero José Fernández advirtió que la jugada discutida “fue penal, y como no lo cobró el árbitro compensó después con la fuerte entrada” sobre Christian González, en la réplica argentina, que Rezende tampoco sancionó.


Comentarios


Bielsa reconoció que faltó brillo