Boca ganó con autoridad y en todos los frentes el rival es uno solo

El equipo de Bianchi superó a Arsenal con goles de Cardozo, Cángele y el mellizo.



Después de una parte inicial complicada y sin luces, Boca resolvió su partido con Arsenal con contundencia a punto tal, que el 3 a 0 final pudo haber sido más amplio. El equipo de Carlos Bianchi sigue a dos puntos de River dando pelea en el frente local, mientras se esperan los superclásicos por la Libertadores.

Con el primer gol anotado por Neri Cardozo a los 9 minutos del segundo tiempo, el partido quedó prácticamente resuelto porque Arsenal no encontró respuestas ofensivas y se expuso al contrataque hasta terminar goleado, por las anotaciones de Franco Cángele a los 18 y de Guillermo Barros Schelotto, de penal, a los 28.

El primer tiempo se fue dentro de la intrascendencia, con pocas preocupaciones para los arqueros. Arsenal planteó una receta de mucha fricción e infracciones reiteradas en la mitad de la cancha con la que pudo desarticular a Boca, que sólo se insinuó mediante encuentros por la derecha de Donnet y Barros Schelotto. Si Boca no consiguió profundidad para sus intentos ofensivos tampoco la logró Arsenal, que no pudo aproximarse al área rival. Es que Calderón quedó como único punta fijo, distanciado de Monrroy y de los demás volantes.

La única llegada seria de Boca se produjo a los 14, cuando después de un tiro de esquina de Barros Schelotto apareció Schiavi

para ganar en lo alto y cabecear, pero la pelota salió apenas desviada. Arsenal dispuso de su mejor oportunidad a los 38, mediante una aparición de Quinteros sobre la izquierda que terminó con un remate cruzado que se fue cerca.

Los rápidos reemplazos de Schiavi, con una molestia muscular, y de Donnet, lesionado en un tobillo, fueron acaso lo saliente de esa etapa debido al perjuicio que pueden generar a Boca en el tramo final de sus dos compromisos: el Clausura y la Copa.

La parte complementaria comenzó con características parecidas pero a los 9 minutos, en la que fue su primera llegada, Boca sacó ventajas. Fue por una pelota que Cascini devolvió al área para que entrara Barijho, en posición legal aunque protestada por los jugadores de Arsenal. El “Chipi” remató cruzado, Limia logró tapar, pero Cardozo capturó el rebote y la clavó abajo para poner el 1-0.

Arsenal, que abandonó entonces su postura conservadora, estuvo en la misma jugada a punto de empatar y al instante 2-0 abajo. Porque Abbondanzieri (punto alto en los rendimientos individuales) salvó su arco a los pies de Calderón y sin demoras sacó con un recorrido de unos 50 metros para una espectacular corrida de Cángele. El delantero, otro de los destacados en la victoria de Boca, ganó en velocidad por la derecha, se acomodó para la zurda y metió el gol con un remate bajo a primer palo.

Arsenal se resignó y Boca, con espacios, generó varias llegadas más y alcanzó a meter el tercero cuando Cángele fue derribado por Casteglione. Penal, que el mellizo tradujo en gol y sentenció el encuentro.

 

“Tenemos que estar tranquilos y creer en nuestras fuerzas”

El técnico de Boca, Carlos Bianchi, consideró luego del triunfo por 3 a 0 sobre Arsenal y ya con el primer partido frente a River Plate por la Copa Libertadores de América como siguiente objetivo, que “tenemos que estar tranquilos y creer en nuestras fuerzas. Estamos bien, sabemos lo que hemos perdido y cómo hemos clasificado. Sabemos muy bien que hemos jugado partidos muy difíciles. No es fácil jugar en la cancha de Quilmes como estaba. Y tampoco es fácil Sao Caetano, un ex finalista de la Copa que podía haber complicado a cualquiera como nos complicó a nosotros”, dijo. Apuntó el entrenador que “les he dado a los jugadores dos días de vacaciones, domingo y lunes. El martes nos vamos a juntar para volver a trabajar. Vamos a tener toda una semana para trabajar y manejar la ansiedad y las tensiones como tiene que ser, no hay que anticipar nada. Hay que estar tranquilo, esperando el partido sin ir más allá de lo que se puede”.

Al pedírsele una comparación con los partidos que Boca y River jugaron por la Libertadores de 2000, Bianchi señaló que “no voy a comparar la historia del 2000 para nada. Yo hoy tengo ganas de volver a mi casa, con mi familia. Estoy pensando en eso, sinceramente. Cada cosa a su tiempo. Pensaremos en lo que tenemos que pensar cuando llegue el momento”.

Respecto del partido con Arsenal, consideró el director técnico que “en el primer tiempo se nos hacía muy difícil encontrar espacios. En el segundo, al acelerar el juego, después del primer gol Arsenal se tuvo que abrir un poco y eso nos dio los espacios necesarios como para hacer la diferencia”.

  Nota asociada: Fútbol de AFA: River ganó, sigue primero y se entusiasma con la doble corona  

  Nota asociada: Fútbol de AFA: River ganó, sigue primero y se entusiasma con la doble corona  


Comentarios


Boca ganó con autoridad y en todos los frentes el rival es uno solo