Boca mejoró a tiempo, ganó y está al acecho

Tras una mala primera parte, los cambios de Ischia resultaron y se acercó a tres puntos.

Boca logró ayer ante Banfield una sufrida, dificultosa e imprescindible victoria por 1-0 en condición de visitante que le permite seguir con chances en la puja por el título del torneo Apertura.

Después de un primer tiempo errático, en el que Banfield lo superó, Boca mejoró en la parte final, se fortaleció en el último tramo con los cambios y fue Pablo Mouche, uno de los ingresados, quien le dio el gol del triunfo cuando quedaban once minutos para el cierre.

El partido contó con una acción polémica a los 26 minutos del complemento, cuando el árbitro Gustavo Bassi, por indicación de su segundo asistente, Gilberto Tadeo, invalidó una jugada que terminaba en gol de Jerónimo Barrales por una presunta posición adelantada de Luciano Civelli, quien no participaba de la maniobra.

Lento y sin rumbo

Boca no generó nada en todo el primer tiempo y Banfield, que comenzó superándolo levemente por la determinación para ganar la pelota en la mitad de la cancha, tampoco encontró mayores soluciones en ofensiva, por lo que el nivel del juego no dio como para satisfacer a nadie.

La principal diferencia entre ambos equipos puede buscarse en el contraste entre Juan Román Riquelme, de movilidad muy reducida y muy fácil de controlar, y Walter Erviti, quien, estacionado preferentemente sobre la derecha, se convirtió en el generador de los mejores intentos de Banfield.

Las únicas tres jugadas de riesgo le correspondieron a Banfield. La primera, a los tres minutos, cuando Erviti apareció en el área por derecha y tocó hacia atrás, remató Cristian García, rechazó Javier García, volvió a tirar imperfectamente Civelli y controló el arquero.

La segunda fue un contraataque en el minuto once en el que Barrales le bajó la pelota a Civelli y el zurdazo del mediocampista se fue apenas desviado sobre el palo izquierdo. La última ocurrió sobre la media hora, cuando José Devaca aprovechó una mala salida de Javier García y cabeceó apenas alto un tiro libre servido por Erviti desde la derecha.

En el segundo período, Boca arrancó con mayor decisión y Riquelme se mostró más activo, con lo que hizo crecer el volumen de juego de su equipo y fue el arco de Enrique Bologna el que comenzó a zozobrar. El arquero local se vio exigido para desviar un remate de Riquelme a los cinco. La supremacía visitante fue creciendo y Jesús Dátolo remató alto frente al arco a los 22.

Chicos efectivos

Cuando parecía que a Boca se le habían consumido las energías, e incluso un remate de Marcelo Bustamante pegó en el travesaño, llegaron los cambios que fueron fundamentales: a los 31 entraron Nicolás Gaitán y Mouche.

A los 33, Gaitán le calentó las manos al arquero con un fuerte disparo y a los 34 Mouche armó una muy buena jugada individual por la izquierda y sacó un impecable zurdazo para establecer el 1-0.

Después Boca aguantó sin mayores contratiempos los minutos que faltaban, Banfield no encontró otro camino que el de tirar centros y así se llegó al final con la apretada victoria del conjunto dirigido por Carlos Ischia, que sigue en carrera.


Comentarios


Boca mejoró a tiempo, ganó y está al acecho