Boca no perdona

<b>Se recuperó dela desventaja inicial ante Independiente y se afirma como único líder.</b>

1
#

&amp;lt;b&amp;gt;Juan Manuel Sánchez Miño volvió a sobresalir: complicó siempre por la izquierda a la defensa de Independiente y marcó el gol del triunfo de Boca.&amp;lt;/b&amp;gt;

2
#

Boca logró en su cancha frente a Independiente un triunfo por 2 a 1 al cabo de un clásico con muchas emociones, con oportunidades para los dos y con repetidos errores. El triunfo mantiene al Xeneize en la punta del torneo Inicial.

El equipo de Julio Falcioni, que después de mucho tiempo volvió al esquema de 4-4-2, contó por momentos con buena circulación de pelota y agresividad en ofensiva, pero hasta último momento estuvo expuesto por las debilidades que acusó en defensa, aunque la victoria no puede objetarse.

Independiente pagó el precio de sus debilidades en defensa, no aprovechó las posibilidades que se le presentaron, dejó escapar su ventaja inicial y sufrió una nueva derrota que lo mantiene último en Promedios.

En el primer minuto de juego Independiente tuvo su primera oportunidad con un tiro libre de Rosales desde la izquierda, Ustari salió mal, remató Battión y la pelota reboto en Rolando Schiavi.

Boca contestó con dos llegadas de Juan Sánchez Miño. La primera tuvo lugar a los dos minutos y fue salvada por Osmar Ferreyra, y la segunda, a los 5, tapada por Hilario Navarro.

Con el correr de los minutos Independiente se afirmó mejor en la mitad de la cancha y encontró el lugar para atacar por la izquierda, zona donde Ferreyra superaba con facilidad a Albín y Schiavi.

Sobre los 22 minutos, Ernesto Farías se perdió la apertura del marcador, cuando sólo frente al arco remató desviado, pero dos minutos después llegó el gol.

Ferreyra se fue por izquierda, le hizo un caño a Albín dejó tirado en el piso a Schiavi, tiró el centro y Matías Caruzzo chocó con la pelota y la envió al fondo de la red.

Boca empató rápido, a los 26, con un perfecto cabezazo de Santiago Silva, después de un centro que envió Sánchez Miño.

A los 31 Independiente se perdió el segundo. Ferreyra envió un centro desde la izquierda, y Rosales desvió el cabezazo, cuando estaba sólo frente a Oscar Ustari.

Boca recién volvió a llegar a los 41, con una pelota que Clemente Rodríguez puso para la entrada de Diego Rivero, quien no se pudo acomodar y permitió que Navarro se quedara con el balón.

Se había jugado apenas un minuto del complemento, cuando Sánchez Miño le robó la pelota a Fredes en la mitad de la cancha. El juvenil se llevó la pelota con decisión y sacó un fuerte zurdazo que venció a Navarro y puso a Boca en ventaja. Independiente acusó el impacto y hasta promediar la segunda parte Boca parecía tener el control de la situación.

A los 4 minuto un remate de Rivero, después de una escapada por derecha, dio con la pelota en la parte externa del palo; a los 25 Navarro desvió el córner un cabezazo de Viatri, y de inmediato el que cabeceó por encima del travesaño fue Schiavi.

El equipo de Américo Gallego comenzó a acomodarse mejor en los últimos 20 minutos, y Boca, tentado por la posibilidad de definir en contraataque, comenzó a perder la pelota con facilidad.

A los 28, Ferreyra remató muy débil a las manos de Ustari, después de un centro de Vargas, que ingresó muy bien al partido.

El último segmento de juego se hizo de ida y vuelta, aunque con mayor posesión por parte de Independiente que volvió a llegar a los 40, con un zurdazo de Patricio Vidal que contuvo Ustari.

En el tramo final del partido, Boca se aferró a la mínima diferencia, pero a los 44 minutos tuvo una última oportunidad, pero un nuevo cabezazo de Viatri fue atajado, con esfuerzo, por Navarro.


Comentarios


Boca no perdona