Boca realizó su primera práctica en Japón

Boca Júniors ya se encuentra en Tokio. El plantel argentino arribó ayer y lo primero que organizó el técnico Carlos Bianchi fue una práctica, con el objetivo de adaptar el ciclo biológico al horario del Japón. El entrenamiento consistió en un trote en un parque cercano al barrio de Shinjuku. Durante la última parte del viaje a la capital nipona, los jugadores se trasladaron al sector turístico del vuelo para charlar con simpatizantes y periodistas.

TOKIO (Télam, enviado especial).- La delegación de Boca Juniors llegó a Tokio en las primeras horas de la noche japonesa e inmediatamente el técnico Carlos Bianchi organizó una práctica con el objetivo de adaptar el ciclo biológico de sus dirigidos al huso horario local, apuntando al objetivo final de levantar por segunda vez la Copa Intercontinental en el cotejo del martes ante el Real Madrid.

El grupo de futbolistas y cuerpo técnico encabezados por el vicepresidente Pedro Pompilio arribó al aeropuerto de Narita, distante 60 kilómetros del centro de Tokio a las 14, a las 2 de la Argentina, pero tardó casi tres más en llegar al hotel Keio, a raíz del intenso tránsito existente en la autopista de acceso.

Durante el traslado "desayunaron" apenas emprendieron vuelo (eran las 18 del lunes en Argentina e invirtieron el horario de la merienda) y luego les fue suministrada una pastilla de melatonina, inductora del sueño.

De esta manera los jugadores comenzaron el proceso de adaptación horaria. Los integrantes del plantel desecharon permanecer en el habitáculo de primera clase y se trasladaron al de la turista, donde departieron con hinchas y periodistas.

Entre ellos el arquero Oscar Córdoba fue quien más tiempo estuvo, dado que viajó acompañado de su esposa. Luego de un extenuante viaje de más de 30 horas el vuelo 936 de la empresa brasileña Varig, que hizo escalas en San Pablo y Los Angeles, aterrizó en Tokio, a donde el campeón de América arribó con el ánimo templado pero inocultables muestras de cansancio.

Los jugadores, tras los trámites de ingreso al hotel, mudaron sus indumentarias y con ropa de entrenamiento salieron a trotar por un parque cercano al barrio de Shinjuku.

Los 21 futbolistas del plantel "xeneize" tomaron parte del entrenamiento, moviéndose a las órdenes de Bianchi Oscar Córdoba, Roberto Abbondancieri; Hugo Ibarra, Jorge Bermúdez, Cristian Traverso, Nicolás Burdisso, Aníbal Matellán, Hernán Medina y Daniel Fagiani.

También lo hicieron los volantes José Basualdo, Gustavo Barros Schelotto, Julio Marchant, Mauricio Serna, Sebastián Battaglia, José Pereda, Juan Román Riquelme y Fernando Pandolfi; y los delanteros Guillermo Barros Schelotto, Marcelo Delgado, Martín Palermo y Antonio Barijho.

El entrenador tiene dos dudas para cerrar la formación definitiva.

El dilema tiene como protagonistas a Traverso y Fagiani para el primer puesto y Gustavo Barros Schelotto, Marchant y José Basualdo para el segundo.

Prohíben el ingreso de Diego

Diego Maradona no podrá viajar a Tokio para ver en la final de la Copa Intercontinental, porque el gobierno japonés le prohibió la entrada al país.

"Japón le ha negado la visa a Maradona por sus antecedentes vinculados con las drogas", dijo Iasushi Imai, agregado cultural y de prensa de la embajada japonesa en Buenos Aires.

El diplomático agregó que "la ley de inmigración japonesa le prohíbe el ingreso a personas que fueron condenados por la Justicia en causas relacionadas al consumo o tráfico de drogas".

Por otra parte, Maradona aseguró que Boca se consagrará campeón de la Copa Intercontinental de fútbol ante Real Madrid, al que vencerá "1 a 0".

Maradona dijo que el equipo que dirige Bianchi "se agranda en las jodidas", como cuando ganó la final de la Copa Libertadores en Brasil, frente a Palmeiras.

"El Real es grande por su historia, pero nosotros también lo somos", comentó Maradona.

(Reuters e Infosic)

Bianchi tratará de respetar el prestigio ganado

TOKIO (Télam, enviado especial).- El entrenador Carlos Bianchi dijo ayer en Tokio que el Real Madrid "es un equipo de cuidado" porque "por algo llegó a ser campeón de Europa", pero resaltó que "Boca Juniors tiene su prestigio y se hará respetar".

Bianchi formuló estos conceptos durante una conferencia de prensa que se desarrolló en el Keio Plaza Intercontinental de Tokio, el hotel donde Boca se encuentra concentrado con vistas al partido del martes próximo ante el Real Madrid, por la Copa Intercontinental de Clubes.

Del diálogo con la prensa participaron también los jugadores Jorge Bermúdez y Jose Basualdo, y el vicepresidente primero de Boca, Pedro Pompilio.

"El Real tiene un grupo de excelentes jugadores", expresó el entrenador cuando se lo consultó sobre si le preocupaba como la defensa de Boca iba a marcar al delantero Raúl.

"No podemos detenernos en tal o cual jugador, sino que debemos pensar en todo el equipo, sabiendo muy bien que Boca tiene que tratar de jugar como lo hace siempre", aseveró el entrenador.

De la conferencia de prensa participaron alrededor de 30 periodistas de medios japoneses, argentinos, y españoles, y se realizó en el cuarto piso del Hotel Keio.

"Al Real Madrid lo he visto jugar varios partidos y ahora lo vamos a seguir con mayor detenimiento", señaló Bianchi cuando se lo consultó sobre si había observado el rendimiento del conjunto español.

Posteriormente Bianchi recalcó que Boca, tras enfrentar al Real Madrid por la Copa Intercontinental, tiene que jugar en la Argentina cuatro partidos importantes en catorce días.

"Pero aprovechamos que teníamos diez días libres y vinimos a jugar la Copa", subrayó con ironía, tras lo cual remarcó que siente "placer de estar nuevamente en Japón para disputar una competencia tan importante".

Bianchi logró la consagración con Vélez Sársfield en 1994, cuando le ganó aquí al Milan, de Italia, por 2 a 0.

"Esta es una linda ocasión para mostrarnos al mundo y tratar de ganar esta Copa para Boca", aseveró.

El entrenador dijo que llegar a Japón "significa mucho para Boca, porque ganó una competencia muy dura que jugó con los mejores equipos que hay en América".

Hay bronca porque quedará gente afuera

TOKIO (Télam, enviado especial).- El vicepresidente primero de Boca, Pedro Pompilio, dijo ayer en Tokio que lamenta muchísimo que gran parte de la hinchada "xeneize" no podrá presenciar el martes próximo la final de la Copa Intercontinental ante Real Madrid y consideró que tal situación se debe a que la demanda "superó largamente la oferta".

"Creo que la presencia de Boca va a quedar marcada en la historia de la Copa Intercontinental, porque es la primera vez que se trasladarán 1.500 personas para ver una final. Es algo inédito que superó los cálculos previos", explicó el directivo en la rueda de prensa que ofreció en el Hotel Keio Plaza Intercontinental, donde se hospeda la delegación argentina.

Pompilio, quien preside la delegación de Boca, acompañó en la conferencia realizada en el cuarto piso del hotel al entrenador Carlos Bianchi y a los futbolistas Jorge Bermúdez y José Horacio Basualdo.

"La demanda del público de Boca superó largamente las 1.500 que nos dieron los organizadores. En un principio eran menos las localidades, pero después de muchas discusiones, fax, e-mails y una gestión de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF), logramos que nos den 500 más de las 1.000 que nos habían otorgado", comentó Pompilio.

El dirigente boquense indicó que en 1996 fueron 400 los simpatizantes de Ríver Plate que presenciaron la derrota por 1-0 ante la Juventus de Italia, y recordó que hace dos años 500 torcedores brasileños alentaron al Vasco da Gama, que perdió 2-1 ante el Real Madrid.


Comentarios


Boca realizó su primera práctica en Japón