Boca va afianzando su recuperación



Segundo triunfo consecutivo que lo entona para el clásico del domingo.

BUENOS AIRES (DyN).- Justo una semana antes de toparse con River, Boca afirmó su recuperación con una victoria 2-1 ante el colista Lanús.

La despedida de los equipos marcó el contraste entre el Boca de Carlos Bianchi en mejoría y el Lanús decepcionante, que tiene al entrenador Héctor Veira como blanco de las quejas al por mayor. Boca levanta su nivel, pero todavía está a diez puntos de River, al que tratará de afectar drásticamente cuando queden frente a frente en La Bombonera.

Lanús está malherido porque sufrió su quinta caída consecutiva y de ninguna manera se siente cómodo tan al fondo en la tabla, con el agravante de que por su promedio ya quedó en la zona amarilla.

Diecisiete mil personas vieron en el estadio de Lanús un partido que tuvo en su prólogo una ovación para el armador e ídolo boquense Juan Román Riquelme, quien después del mundial de Clubes continuará su campaña creativa en el Barcelona.

En los primeros minutos, Lanús le creo problemas a Boca porque le ganaron la espalda a Cristian Traverso, quien se desempeñó como mediocampista por la izquierda.

Ya en el minuto inicial Diego Klimowicz le quitó la pelota al colombiano Serna y la jugó para Sarría, quien abrió para Juan Fernández Di Alessio, autor de un tiro cruzado que Abbondancieri desvió al córner.

Pasados los 10 minutos Boca empezó a mejorar porque Traverso encontró su posición y se asociaron Pérez y Riquelme.

Boca tomó entonces el control y tuvo tres oportunidades claras antes de la conquista de Barijho. En una de esas alternativas propicias, Barijho -de interesante rendimiento- jugó con Delgado y fue a buscar la devolución, de la que se valió para disparar con la derecha, pero la pelota salió al lado del poste izquierdo.

Después sí fue tiempo de goles y la cuenta empezó cuando Delgado habilitó a Barijho y el artillero enganchó hacia adentro, hizo pasar de largo a Lucas Alessandria y ubicó el balón junto al poste derecho de Flores.

El empate fue producto de un cabezazo cruzado y descendente de Klimowicz, quien se anticipó a la custodia de Bermúdez.

El desnivel lo logró casi inmediatamente Bermúdez, receptor de un tiro libre de Riquelme. El zaguero alcanzó a conectar la pelota de derecha, hubo un rebote en el travesaño y el pique detrás de la frontera blanca.

En el segundo tiempo Lanús salió con dos puntas, fue a presionar bien arriba y Boca se paró para contraatacar. Lanús jugó sin ideas, muy confuso, presionado por su propia tribuna, pero se repitió en la búsqueda de Klimowicz, careció de otra fórmula.

En Boca el talentoso Riquelme fue útil en la posesión de la pelota y proporcionó tranquilidad para lo suyos.

Bianchi: “Vamos mejorando”

Por otro lado, señaló que el equipo está “mejor trabajado”, ya que en sus últimas presentaciones mantuvo un mismo equipo titular y “poco a poco los jugadores se van conociendo”.

Carlos Bianchi aseguró que su equipo superó “bien” a Lanús, porque “ahora crea y convierte más situaciones de gol”, aunque se mostró preocupado porque igualmente “les falta concreción” a sus delanteros.

“Boca ganó bien. En el primer tiempo tuvimos varias situaciones de gol que antes no concretábamos o no las creábamos, y eso es importante. Igualmente, me sigue preocupando esa falta de concreción, aunque debo reconocer que hoy mejoramos mucho”, consideró Bianchi.

En ese sentido, el entrenador explicó que pretende que “Boca tenga una eficacia cercana a la perfección cuando los delanteros quedan mano a mano con el arquero, aunque hay que tener en cuenta que éste último también juega”. (Télam)


Comentarios


Boca va afianzando su recuperación