Bombardeos frenan asedio de Gaddafi a dos ciudades rebeldes

<i>Los aviones libios ya no existen como fuerza de combate. Su sistema de defensa antiaérea y sus redes de mando y de control están severamente dañados </i>



1
#

2
#

AP(Foto: Aunque los bombardeos de la coalición han contenido la ofensiva de Gaddafi, los improvisados rebeldes no han registrado avances significativos en el terreno de combate. )

AP

BENGASI, Libia (AP) _ Barcos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte patrullaban ayer las costas de Libia en momentos en que los ataques aéreos, los disparos de misiles y unos rebeldes con nuevo aliento obligaban a las fuerzas del líder libio Muammar Gadafi a retirarse de dos ciudades cruciales en el occidente del país.

En el plano diplomático, siguen la indefinición y los tironeos entre los socios de la OTAN sobre el futuro comando de las operaciones. (Ver aparte)

Tras días de ataques con bombas y misiles de la alianza internacional contra objetivos libios, las fuerzas aéreas de Gaddafi quedaron incapacitadas para el combate, aseguró el comandante de las fuerzas aéreas británicas Greg Bagwell a la BBC. Los aviones de la alianza internacional pueden ahora operar sin problemas sobre Libia y vigilar la zona de exclusión de vuelo, mientras los pilotos de los aviones de combate británicos se concentran cada vez más en los sucesos en tierra. “Tenemos un ojo puesto en los inocentes en Libia y vigilamos que no sean atacados”, señaló Bagwell.

La oposición de Libia dio grandes pasos en la conformación de un gobierno libio en el oriente del país, y tanto los rebeldes como las fuerzas estadounidenses que los protegen se preparaban para una larga y costosa batalla.

Sobre el terreno continúan los combates, sin que los rebeldes logren avances significativos, pero al menos parecen haber resistido el asedio de las tropas del gobierno.

Anoche, la televisión estatal libia informó de “un bombardeo de cruzados colonialistas que fue lanzado a ciertas ubicaciones civiles y militares’’ en el distrito de Tayura, en Trípoli, que ha sido sede de las protestas más fuertes en contra de Gadafi en la capital.

Desde Adyabiya en el este hasta Misrata en el oeste, los objetivos de la coalición incluyeron a fuerzas mecanizadas, unidades móviles de disparo de misiles tierra-aire así como las líneas de suministro a través de las cuales llegan “sus alimentos y sus balas’’.

Aún así, las fuerzas de Gadafi frenaron la avanzada rebelde, informó un reportero de Al Jazeera desde el frente, alegando las pérdidas a la carencias en la organización, la capacidad de combate y las comunicaciones.

Un médico de Misrata dijo que los tanques de Gaddafi huyeron luego de los bombardeos, lo que le ofreció a la sitiada ciudad costera un muy necesario respiro. La ciudad ha sido inaccesible para observadores de los derechos humanos o para los periodistas.

Los bombardeos dañaron la academia de aviación y un terreno baldío ubicado afuera del hospital central, indicó el médico.

“Hoy, por primera vez en una semana, las pastelerías abrieron sus puertas’’, dijo el médico que habló bajo condición de permanecer anónimo por temor a represalias si las fuerzas de Gadafi toman la tercera ciudad más grande de Libia, ubicada a 200 kilómetros (125 millas) al sudeste de Trípoli. Asimismo, tanto el médico como líderes rebeldes indicaron que francotiradores fieles a Gadafi continuaron disparando contra civiles desde los techos de las casas y edificios el miércoles.

Abdel-Hafidh Ghoga, un vocero de las fuerzas de oposición, señaló que 16 personas fallecieron ayer, incluidos cinco niños. Ghoga dijo que la gente es atendida “en los pasillos de los edificios’’, porque nadie se atreve a salir .

En Zyntan, un habitante dijo que las fuerzas de Gadafi bombardeaban la localidad desde una montaña cercana, pero los rebeldes los obligaron a replegarse de casi todas las áreas de la ciudad.

Después de cinco días de combates, los rebeldes capturaron o destruyeron varios tanques y capturaron camiones cargados con unos 1.200 misiles tipo Grad así como tanques de combustible y tomaron como prisioneros a cinco soldados de Gaddafi, señaló el habitante Alí al-Azhari.

En el plano político, la insurgencia libia designó al economista Mahmud Yibril nuevo jefe de un gobierno provisional de transición en Bengasi. Hasta ahora, los opositores del líder libio habían retrasado esa decisión para no despertar la impresión de que el país quería dividirse. Yibril negoció en las últimas semanas con líderes políticos extranjeros. Pero poco se sabe de ese gobierno de transición.

Un partidario de Gaddafi muestra su apoyo al líder rebelde en las cercanías de un destruido sitio oficial.

Revuelta en los países árabes

Greg Babwell

comandante británico.


Comentarios


Bombardeos frenan asedio de Gaddafi a dos ciudades rebeldes