«Bombazo» para el festejo de Atenas

Rausch clavó un triple y el "griego" se coronó campeón del Apertura.





Atenas gritó campeón, en un final digno de una gran serie. A dos segundos de la chicharra, Gustavo Rausch logró el triple que estableció el 82-80 sobre Jorge Newbery. Así el «griego» liquidó la historia por 3 a 1 y se consagró campeón del torneo Apertura de la Asociación de Básquetbol del Valle Inferior.

Un gimnasio «Ángel Cayetano Arias» colmado fue el escenario para el ruidoso festejo.

El juego arrancó marcado por la intensidad que impuso el local. Atenas trabajó bien en defensa y corrió, por eso rápidamente se puso 10-4 arriba. Emiliano Agostino era el goleador con 8.

Newbery trataba de aprovechar el ataque estacionado, pero no encontraba soluciones en el goleo de sus internos. Igual mejoró en sus porcentajes y equilibró el desarrollo, sobre todo cuando en el local se cargaron de faltas Pappalardi y Bernasconi -promediaba el período ya estaban con tres cada uno-.

El primer tramo se cerró con Atenas arriba, por 22 a 15.

En el segundo cuarto, el «celeste» siguió con una mejor producción y a la visita se le cerró el aro hasta que las cifras marcaron el 34-17. Corrían cuatro minutos del parcial.

Pero llegó la reacción de los dirigidos por Darío Buzzo, que con Mauro Bianco, las ráfagas de Leonardo Sandón en la base y un goleo repartido, volvieron a ponerse en partido. Se fueron al descanos 42-31 para Atenas.

A la vuelta de los vestuarios se alternaron en el dominio del desarrollo, pero el que sacó mejores dividendos fue Newbery que recortó diferencias.

Por el lado del «griego» fue valioso lo de Pappalardi y del inspirado Agostino. En la visita, un par de conversiones de Álvarez, el constante aporte de España y los quiebres de Sandón.

La progresión, con Atenas siempre arriba fue 47-41, 53-48, 58-52 y 62-57, a falta de 35 segundos, cuando se cortó la luz en el gimnasio y se paró el juego.

Volvió la acción y hubo un par de dobles por lado, para poner el 64-59 a favor de los orientados por Pablo Arena.

Un par de aciertos de Mario Pereyra para Newbery en el inicio de los últimos diez, dejaron la ventaja mínima en favor de Atenas (64-63). Pero respondió el conductor Hernán Etchepare, para volver a despegar con un 72-63.

Otra vez con un trabajo de hormiga, Newbery empezó a cortar la diferencia, para concretar un final para el infarto.

Estaban igualados en 77 a falta de un minuto, Atenas pasó a ganar 79-77, pero un triple de Sandón volvió a la vida a la visita (79-80).

Con dos segundos en el reloj, Rausch clavó el tiro de tres para decretar la sentencia.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Bombazo» para el festejo de Atenas