Bonos atados al dólar: alternativa de inversión

La presión del gobierno a los bancos para que bajen las tasas ya se refleja en el mercado. La tasa Badlar, que es la mayorista, perforó esta semana el piso del 15% y hubo un correlato en los plazos fijos minoristas, aunque todavía la caída no se trasladó a los créditos. A principios de diciembre, las entidades privadas de primera línea pagaban hasta 22% por los plazos fijos, mientras que a fines de enero ofrecían 16,5%. A esto se le suma la demanda insatisfecha de dólares que hay en el mercado luego de que las trabas oficiales limitaran las compras a particulares y empresas, lo que despertaron nuevas alternativas de negocios para las empresas. Frente a este escenario, cada vez más firmas ofrecen bonos atados al dólar como una opción para los inversores que quieren tener sus ahorros en esa moneda y no pueden comprar billetes. La desarrolladora inmobiliaria IRSA está emitiendo una serie de bonos con esa modalidad, que ya siguieron la Ciudad de Buenos Aires y Cresud, según relevó la agencia Bloomberg. Los analistas estiman que, dada la necesidad de financiarse de las compañías y el incremento en la demanda de títulos en dólares, en los próximos meses habrá más firmas emitiendo obligaciones cuyo rendimiento está atado al tipo de cambio. Se trata de títulos que se emiten en pesos y se cobran en pesos, pero cuya ganancia está atada no sólo a una tasa fija sino también al valor que la divisa tenga al momento del pago. Es decir, que se suscriben y pagan intereses y capital en pesos al tipo de cambio del momento. En Bloomberg advierten una creciente tendencia en el mercado local a la aparición de estos bonos. “Al igual que en Venezuela, esta tendencia refleja una mayor preocupación por el mercado de divisas. Es una consecuencia de la caída de las reservas del año pasado y la serie de medidas para controlar los mercados”, dijo a la agencia Bret Rosen, del Standard Chartered Bank en Nueva York.

MI BOLSILLO


Comentarios


Bonos atados al dólar: alternativa de inversión