Borat, el más incorrecto de todos

Hoy estrena el polémico documental del cómico inglés Sacha Cohen




#

El cómico inglés, en la piel de su falso reportero.

Con el estreno de "Borat" hoy en la región (se presenta en Sur cine, de Bariloche) llega el documental que más polémica y tinta ha gastado en los Estados Unidos y el resto del mundo. La sátira que creó el cómico inglés Sacha Baron Cohen se convirtió en un fenómeno, apenas visible en su nominación al Oscar por el mejor guión adaptado. Ceremonia a la que él, un políticamente incorrecto hasta el final, no piensa asistir, claro.

"Borat, el segundo mejor reportero del glorioso país Kazajistán viaja a América" (Borat: Cultural Learning of America for Make Benefit Glorius Nation of Kazakhstan) logró crispar a más de un espectador. Y no es para menos. Borat Sagdiyev, el reportero que ideó el cómico inglés para este falso documental es antisemita, racista, obseso sexual, bruto, arrogante, homofóbico y una infinita lista de miserias más que lo convierten en un ser despreciable.

Pero su creación no busca ser sólo un dedo en la llaga del espectador sino más bien un dedo en la llaga de todo lo que el mundo posmoderno ha decidido encerrar en ese paquete denominado "políticamente correcto".

Este periodista entonces, que viaja a los Estados Unidos, "el mejor país del mundo", para aprender todo aquello que pueda mejorar y modernizar a la ex república soviética, termina ridiculizando todo y a todos: feministas, racistas, judíos, cristianos, fundamentalistas, estudiantes de vacaciones, viejos y adolescentes, distinguidos neoyorquinos y representantes de las clases más humildes, prostitutas y hasta íconos de la sociedad de la cultura de masas, como Pamela Anderson o el actor devenido en político, Arnold Schwarzenegger.

Todos quedarán expuestos ante la cámara de "Borat" para que termine siendo el espectador el que decida qué hacer con la marea de emociones extremas (realmente extremas) que seguramente provoque este artista de la provocación.

La polémica que generó el filme no sólo vino de la mano de los contenidos sino de la forma en que se consiguieron. Es que muchos de los testimonios de quienes se sintieron ofendidos por el documental fueron obtenidos a través de la cámara oculta. U n recurso que le está costando gran cantidad de juicios a los productores del filme.

Pero más allá de las incomodidades que genere, es poco probable que "Borat" deje indiferente a los que se animen a ver este falso documental, que aún así muestra muchas verdades.


Comentarios


Borat, el más incorrecto de todos