Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Brasil busca otro acuerdo con el FMI

El gobierno de Lula da Silva anunció el inicio de conversaciones para un nuevo acuerdo con el organismo, ya que venció el actual en vigencia. Buscarían bajar el monto del crédito y las exigencias de superávit fiscal, como lo hizo la Argentina, para destinar menos dinero al pago de



BRASILIA (DPA).- El gobierno de Brasil y el equipo del Fondo Monetario Internacional (FMI) se pronunciaron ayer conjuntamente por la "conveniencia" de un nuevo acuerdo con la entidad financiera multilateral, una decisión que le permitirá al país contar con "un colchón" en caso de una crisis.

Hoy llegará al país la subdirectora gerente del organismo, Anne Krueger, para negociar los términos del nuevo plan, que será el primero negociado por el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva , quienes en la oposición fueron férreos críticos de las políticas recomendadas por el organismo de crédito. "Nuestra evaluación conjunta (con el FMI) fue que sí, hay interés en términos de una continuación, o un nuevo programa con el Fondo", dijo el secretario del Tesoro del Ministerio de Hacienda brasileño, Joaquim Levy, quien consideró que un nuevo acuerdo "ayudará al crecimiento de Brasil".

El anuncio fue hecho tras una reunión de Levy con el jefe de la misión del FMI en Brasil, Jorge Márquez-Ruarte, quien se encuentra en el país para efectuar la quinta y última revisión al acuerdo de 30.000 millones de dólares que vence en diciembre y que incluye duras metas fiscales.

Levy dijo que Krueger viajará a Brasil por invitación del ministro de Hacienda, Antonio Palocci, "para discutir, para completar más la visión de lo que podría ser un programa del Fondo".

Al ser consultado sobre la suma del nuevo acuerdo, Levy dijo que "estamos diseñando lo que responde mejor a las perspectivas de la balanza de pagos, de los compromisos internacionales del país".

Ahora las especulaciones se centran sobre los términos que tendrá el nuevo acuerdo, entre ellos acerca de la meta de superávit primario que Brasil debió cumplir este año, del 4,25% de PIB.

En los medios económicos, se especula con que el gobierno brasileño de Luiz Inacio Lula da Silv desea retirar del rubro "gastos públicos" las inversiones en infraestructura realizadas, por ejemplo, por el ente estatal del sector eléctrico, la Eletrobras. En la práctica, esa medida atenuaría el rigor del control de gastos públicos necesario .

Para esto, tomaría en cuenta que Argentina, en su reciente negociación con el Fondo, aceptó reservar sólo 3% de su PIB para estos pagos.

Para pagar intereses de su gigantesca deuda, Brasil ahorró entre enero y septiembre de este año 57.080 millones de reales (20.000 millones de dólares) , con lo que superó la meta para el período, de 54.200 millones de reales (19.000 millones de dólares).

Palocci ya afirmó que si Brasil firma el nuevo acuerdo, su monto será muy inferior al del programa vigente. El nuevo programa serviría como "un seguro" para el país en caso de una turbulencia económica internacional.

Michael Gavin, un economista de Warburg Dillon Read, estimó que el nuevo acuerdo podría ser de entre 5.000 millones y 10.000 millones de dólares.

Los bonos soberanos de Brasil subieron al conocerse la noticia y varios analistas económicos brasileños también recibieron el anuncio con agrado.

Marcelo Avila, jefe de economistas de la consultora Global Station, indicó que "es importante que haya un acuerdo porque, si se mira para adelante, las cuentas no cierran (...) Nuestra dependencia (de Brasil) del capital externo es menor, pero si hubiese una presión sobre el dólar, algún tipo de crisis (...) todo se perjudicaría".

El actual y multimillonario acuerdo de Brasil con el FMI fue diseñado hace un año para proteger la economía brasileña de la desconfianza de los mercados hacia el triunfo de Lula. Pero, en contraste con los temores iniciales de los inversionistas, el gobierno del PT logró disminuir fuertemente la percepción del riesgo de invertir en Brasil mediante una política económica ortodoxa y contuvo la inflación aplicando duros recortes de gasto y altas tasas de interés.


Comentarios


Brasil busca otro acuerdo con el FMI