Brasil hizo poco, pero aun así fue suficiente

Frente a Perú, apeló a la calculadora como su fórmula exclusiva. El partido fue aburrido y, para colmo, el local se equivocó bastante.



LIMA (Télam) – A pesar de no producir una tarea destacada, el seleccionado brasileño consiguió una importante victoria como visitante ante Perú por 1-0, en un aburrido partido jugado en el estadio Nacional de esta capital.

El árbitro argentino Daniel Giménez tuvo una buena tarea y expulsó al delantero Edmundo, a los 42 minutos de la segunda parte, por una infracción violenta sobre Roberto Palacios.

En los primeros minutos Perú arrinconó al tetracampeón mundial contra su área, con buenas tareas del “Chemo” Del Solar en la presión y Roberto Palacios para desequilibrar a los volantes brasileños. Sin embargo, Brasil aguantó el cuarto de hora inicial, de a poco fue saliendo de su campo y Perú comenzó a respetar al importante rival que tenía enfrente.

Hacia la media hora el partido se iba en amagues, con un Perú que no lograba terminar de quebrar a los visitantes y Brasil que se acercaba a los 34 minutos con un disparo de César Sampaio, despejado por el arquero Miranda.

Y Brasil es un grande, puede perdonar una vez, pero no dos. Un minuto después Cafú envió un “misil” frontal desde su campo contra el área peruana, el zaguero Antonio Carlos sorprendió en la ofensiva, bajó la pelota con el pecho entre los centrales peruanos y anotó el 1-0 con una gran definición por sobre el cuerpo de Miranda.

El gol fue un golpe duro para Perú, que hasta el final de la etapa inicial no se acercó al arco de Dida. Con poco Brasil se fue a los vestuarios con la mínima ventaja.

El arranque de la segunda parte fue similar al comienzo del partido, con el conjunto local atacando por los dos laterales, con más dinámica con el ingreso de Paolo Maldonado mientras Brasil se replegó contra su área a la espera de alguna réplica.

Sin embargo, Perú se equivocaba en lateralizar permanentemente el juego y terminar todas las jugadas con centros inofensivos que terminaban en las manos de Dida o en las cabezas de Antonio Carlos y Aldair.

El resto del aburrido partido se centró en la imagen de un equipo inofensivo como el peruano, que no pudo concretar lo que intentó y Brasil, con la calculadora en la mano, llevándose tres puntos de oro de una cancha difícil.

Maturana evitó dramatizar

Francisco Maturana dijo a los peruanos que “no hay que dramatizar” la derrota ante Brasil.

“Yo quería ganar, pero la forma como perdimos me deja tranquilo”, insistió el técnico de la selección peruana. antes de advertir: “Yo no sé planificar los partidos para empatar”.

Maturana se abstuvo de responsabilizar de la derrota a la falta de tres de sus grandes figuras, el arquero Oscar Ibáñez, el volante Nolberto Solano y el delantero Claudio Pizarro, suspendidos todos.

“Más allá de lamentar ausencias, lo importante es que los que entraron a la cancha lo hicieron bien”, declaró.


Comentarios


Brasil hizo poco, pero aun así fue suficiente