Brasil: inflación trepa a mayor valor en seis años

Acumula casi el 5% en el año y el 7,31% en los últimos doce meses

Archivo

BRASILIA.- La inflación brasileña se volvió a acelerar en setiembre para ubicarse en 7,31% en 12 meses, un récord en seis años y muy por encima del máximo de tolerancia oficial, pese a pronósticos del gobierno sobre una reducción de los precios al consumo. La inflación fue del 0,53% en setiembre y el acumulado de enero a setiembre ya suma 4,97%, informó ayer el oficial Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). La meta oficial del gobierno es una inflación anual del 4,5%, con un techo de tolerancia del 6,5%. Las autoridades brasileñas insisten en que la inflación comenzará a retroceder hacia el final del año, pero hasta ahora no se vislumbra un descenso. El Banco Central (BC) aprobó en agosto un polémico recorte de la tasa básica de interés, del 12,5% al 12%, al considerar que la inflación estaría bajo control y con el objetivo de animar el crecimiento, que está en desaceleración. El BC acaba de reducir del 4 al 3,5% la previsión del Producto Interno Bruto (PBI) para este año. El temor del gobierno es que el impacto de la crisis en Europa y Estados Unidos empeore la situación. “El Banco Central se equivocó: apostó a que habría desaceleración debido al empeoramiento de la situación de la zona del euro, pero eso no se cumplió, la situación económica brasileña continúa positiva, con el empleo y el crédito en alza, y eso estimula la inflación”, expresó el economista jefe de la calificadora Austin Rating, Alex Agostini. Para el especialista, el aumento de los precios no está fuera de control. “Todavía hay instrumentos para controlar la inflación. El Banco Central y el gobierno necesitan una postura clara, dando más prioridad al control de la inflación”, señaló. En 2010, la inflación sumó 5,91%, el nivel más elevado desde 2004. Este año el BC estima una inflación de cerca de 6,5%, pero asegura que en 2012 volverá al centro de la meta oficial de 4,5%. Los analistas dudan de ese 4,5%. “Los factores internos deben continuar alimentando la inflación, porque la renta y el empleo siguen manteniendo la demanda interna activa”, dijo Thiago Curado, analista de Tendencias, que estima la inflación del 2012 en el 6%. El aumento de los billetes aéreos y combustibles presionó fuerte la inflación en septiembre, cuando los precios de los alimentos aumentaron el 0,64%, los del transporte el 0,78%, los de vivienda el 0,71% y los de vestuario el 0,80%. (AFP)

El aumento de los combustibles fue uno de los motivos de la suba.


Comentarios


Brasil: inflación trepa a mayor valor en seis años