Brasil: mueren 25 por pelea en cárcel superpoblada

Dos bandas rivales se enfrentaron en Ponte Nova. Un incendio hizo de las celdas trampas mortales.



RIO DE JANEIRO (AFP) - Veinticinco presos murieron carbonizados este jueves en un incendio desatado por una batalla entre pandillas rivales de una superpoblada cárcel del estado de Minas Gerais, sureste de Brasil.

"Confirmamos la muerte de 25 presos", dijo un portavoz del gobierno del estado tras los disturbios que destruyeron la cárcel de Ponte Nova, a 180 km de Belo Horizonte, capital de Minas Gerais.

En la madrugada del jueves un grupo de 20 detenidos invadió el ala en la que se encontraban miembros de una pandilla rival y atacaron al supuesto líder enemigo, según los primeros informes de la Policía.

Simultáneamente bañaron en combustible los colchones, lo cual desató un incendio que devastó el sector, relataron policías a medios locales.

La Policía Militar utilizó un carro hidrante y bombas lacrimógenas para detener la batalla y reforzó la vigilancia interna y externa del predio, que albergaba a 175 presos en un espacio pensado para 87. Ningún recluso escapó, según las autoridades.

La dirección de la prisión de Ponte Nova dijo que el incendio destruyó el piso superior del área invadida por los presos.

La prisión será evacuada y sus 148 detenidos redistribuidos en otras cárceles de

Minas Gerais. "Lo que pasó en Ponte Nova es la crónica de una situación anunciada" debido a su sobrepoblación, dijeron dirigentes de organismos de derechos humanos a radio CBN. "La situación es muy complicada. Faltan unos 100.000 lugares en las prisiones del país", dijo José Carlos Brasileiro, especialista en cuestiones carcelarias de la secretaría de Derechos Humanos de Río de Janeiro.

"Por ejemplo, en la prisión de mujeres de Miracema (a 350 km de Río) hay 8 presas en cada celda de 1,5 metros cuadrados. No tienen colchones y las celadas están infestadas de ratas y cucarachas", añadió. "La sobrepoblación y la ociosidad de los presos están en el origen de las rebeliones y la violencia de las cárceles", sostuvo.

El desastre de Ponta Nova ocurrió tres días después de que el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva lanzó un programa nacional contra la violencia que incluye la construcción de 160 cárceles nuevas. (ver aparte)

En las prisiones se registra promedialmente un motín cada 36 horas, según la Pastoral Carcelaria de la Iglesia Católica.

" Trágico antecedente. En mayo de 2006, una poderosa mafia de presos, el Comando Vermelho (rojo) lanzó una serie de ataques en las calles de Sao Paulo y dentro de las prisiones, desencadenando una semana de violencia. En un principio el grupo apuntó a la policía y atacó a tiros a sus agentes en las calles, comisarías y en sus casas: 41 agentes de seguridad murieron. En total, fallecieron cerca de 200 personas, entre ellas guardias de cárceles, presuntos criminales, presos y transeúntes.


Comentarios


Brasil: mueren 25 por pelea en cárcel superpoblada