Brasil quiere poner fin a la “maldición olímpica” en el fútbol

Las únicas medallas obtenidas fueron dos de platas, en Los Ángeles 1984 y en Seúl 1988, y de bronce en Atlanta 1996.



#

Foto AP.

Juegos Olímpicos

Brasil emprenderá el jueves la búsqueda del esquivo oro olímpico de fútbol, el gran Talón de Aquiles de la selección pentacampeona del mundo, con la retaguardia lastimada tras la insólita lesión que sufrió el martes su arquero titular, Rafael Cabral, quien tuvo que dejar el plantel.

La desazón ante la pérdida del jugador del Santos, quien fue tres veces campeón del Campeonato Paulista, campeón de la Copa Libertadores de América y del Campeonato Brasileño y elegido por el técnico Mano Menezes por su buena actuación en los últimos amistosos ante Estados Unidos, México y Argentina, no cede hoy en Brasil pese a la confianza demostrada por el entrenador ante el nuevo guardameta titular, Neto.

Es que el arquero suplente de la Fiorentina, quien jugó sólo dos partidos en la última temporada y jamás vistió la camiseta de la “verdeamarela”, genera resquemor en analistas y aficionados, que sienten que la “maldición olímpica” persigue sin tregua a la “canarinha”.

Y la forma como se lesionó Cabral no ayuda a espantar los fantasmas. El jugador realizaba una práctica específica para guardametas, cuando golpeó con el codo derecho la cabeza de uno de los muñecos que se colocan a modo de jugadores adversarios en el área. El golpe se volvió contusión, una resonancia magnética exhibió la gravedad de la lesión, y la comisión técnica no tuvo otra opción que cortar al jugador.

Menezes intentó aplacar los resquemores: “Son guardametas del mismo nivel. Neto está habituado a la selección brasileña, sabe de la responsabilidad, está acostumbrado al trabajo. No vamos a cambiar nada en el posicionamiento del equipo, tenemos confianza en su capacidad”, indicó.

El historial brasileño en Juegos Olímpicos tampoco ayuda. Hasta el momento, las únicas medallas obtenidas por el país sudamericano en el torneo fueron dos platas, en Los Ángeles 1984 y en Seúl 1988, y el “fatídico” bronce en Atlanta 1996, cuando tras venir ganando por 3-1 ante Nigeria, la “seleçao” cedió el empate y acabó eliminado en la prórroga, en una “muerte súbita” que dolió al punto de que los jugadores ni siquiera subieron al podio para recibir la medalla. A Barcelona 1992 y Atenas 2004 Brasil ni siquiera pudo clasificar.

Pero no todo es negro para la “canarinha”, insisten los más optimistas. El plantel brasileño tiene estrellas indiscutidas, como Neymar, Leandro Damiao, Oscar, Paulo Henrique Ganso y Pato, y veteranos no menos renombrados, como el atacante Hulk, el lateral Marcelo y el defensa Thiago Silva.

La seleccción de Egipto, con la cual se medirá Brasil el jueves, no está dentro de las favoritas al oro, pero aún así el propio Menezes dijo que “merece respeto” y “no puede ser subestimada”.

“Recientemente enfrentamos a Egipto en el Mundial Sub 20 y fue un partido muy duro. Ellos mostraron mucha competencia y crearon dificultades para Brasil”, dijo Menezes a propósito del choque disputado en 2011 y que terminó empatado a un tanto.

Recordó que algunos jugadores que integraban entonces el plantel africano están ahora en la selección olímpica. “Es una selección veloz, de mucho movimiento y debemos quebrar esa velocidad y ese ritmo”, afirmó.

Sin embargo, se mostró optimista con el trabajo que viene desarrollando la selección.

“Nos preparamos bien, principalmente en estos últimos dos meses y conseguimos llegar cerca de aquello que queríamos para la selección”, dijo Menezes. Y agregó que Brasil va mejor preparado a Londres de lo que fue a la Copa América del año pasado. “Eso se va a reflejar en la cancha”, aseguró.

Todo indica que Brasil debutará ante Egipto el jueves a las 11:45 hora de Londres (11:45 GMT), con la siguiente alineación: Neto, Rafael, Thiago Silva, Juan y Marcelo; Sandro, Romulo y Oscar; Hulk, Leandro Damiao y Neymar.

DPA


Comentarios


Brasil quiere poner fin a la “maldición olímpica” en el fútbol