Bromas, mosquitos y estornudos 08-02-04



Es de no creer pero a los aplausos, las felicitaciones y los afectos que reciben, no falta el “pesado” con una broma, descalificaciones y algún bicho molesto e impertinente. “No olvidaré cuando para las fiestas, un pibe se me prendió del ala del ángel que personificaba -cuenta Mauricio- y no largaba. Tuve que darme vuelta rápido, y mirarlo. No quedaba otra, aunque se pegó tal susto que pienso no va a querer saber más de estatuas ni de angelitos…”.

A Paula se le apareció muy silencioso y de atrás un fulano. “Le pegó un grito fuerte -recuerda su amiga Carla- para sobresaltarla, y por suerte no consiguió su objetivo, siguió estática, regia con su oficio”.

Rodrigo dice que ha oído comentarios con mala onda “y hay que bancarse, uno es estatua y pone lo mejor de sí”.

Aseguran que los mosquitos también son cargosos. “Vienen al pique pero se quedan con las ganas, se pegotean en la pintura y nos salvamos”, ríen.

“¿De rascarse, estornudar, hacer pipí y popó? ¡ni hablemos…! Hay que evacuar antes y aguantarse, pero tenemos años en el escenario… y eso ayuda” coinciden y se los ve satisfechos y compinches. (B. S)

Más información

¡Las estatuas están vivas…!

Más información

¡Las estatuas están vivas…!


Comentarios


Bromas, mosquitos y estornudos 08-02-04