Brutales represiones no frenan la ola de reclamos

En Bahrein, tropas abrieron fuego contra una marcha.



#

En Yemen la policía llegó a usar granadas contra los manifestantes en favor de reformas democráticas.

MANAMA/TRIPOLI/ MASCATE (DPA).- El mundo árabe registró ayer decenas de muertos y heridos en Bahrein, Jordania, Yemen, Omán y Libia a raíz de los enfrentamientos entre manifestantes antigubernamentales, las fuerzas de seguridad y seguidores gubernamentales que salieron al choque.

En Libia siete manifestantes murieron en Qubah y 25 en Benghazi, en el noreste del país, cuando policías y seguidores de Gaddafi atacaron a los manifestantes, tras el ahorcamiento de dos policías y la quema de una radio. Asimismo, según testigos, la ciudad de Al Baya registró desde el jueves más de 30 víctimas fatales. La brigada del Ejército del hijo de Gaddafi, Chamie, reprimió las manifestaciones antigubernamentales. Es la unidad mejor adiestrada y armada del Ejército libio.

Las protestas contra Gaddafi alcanzaron anoche la capital, Trípoli. Desde varios barrios del oeste de la ciudad, testigos hablaron de protestas. También en la ciudad de Janzur, al oeste de Trípoli, muchos opositores de Gaddafi salieron a las calles.

La capital libia también vivió anoche una manifestación a favor del régimen en la que Gaddafi estuvo presente. Los comités revolucionarios, pilar del régimen, amenazaron con una respuesta “fulminante” a las protestas.

En Bahrein, el Ejército abrió fuego en la capital, en la plaza de Lulu, e hirió a varios manifestantes. No existen cifras concretas acerca de heridos y de muertos, pero coberturas televisivas de los incidentes mostraron a varios manifestantes con heridas de bala en las piernas.

Miles de personas que concurrieron al entierro de tres manifestantes que murieron el jueves tomaron las calles en protesta por la discriminación a la que les somete la familia real bahreiní. “Las fuerzas de seguridad no sólo atacaron y emplearon gases lacrimógenos contra las personas que trataban de escapar con vida de los disparos, sino que privaron a los heridos de tratamiento médico”, dijo el vicedirector de Human Rights Watch, Joe Stork.

15.000 defensores del monarca demostraron su lealtad protegidos por la policía.

En Yemen, las protestas continuaron por octavo día consecutivo. Los manifestantes exigen la dimisión del presidente Ali Abdullah Salih. Cuatro personas murieron y 41 resultaron heridas en las protestas reprimidas por la policía con garrotes, gases lacrimógenos y descargas eléctricas. Dos personas murieron en Adén y otras dos en Taiz, cuando una granada estalló entre los manifestantes. En Jordania, al menos diez personas resultaron heridas en Ammán cuando elementos progubernamentales armados con palos atacaron a cientos de activistas y religiosos que tomaron las calles en demanda de reformas políticas después de los tradicionales rezos.

En Omán, unas 800 personas, entre ellas intelectuales, escritores y profesores, salieron a reclamar mayor democracia y un Parlamento de mayores poderes.

AP

Revuelta en el mundo árabe


Comentarios


Brutales represiones no frenan la ola de reclamos