Buenos Aires sigue presionando a los grandes morosos



El subsecretario de Ingresos Públicos bonaerense, Santiago Montoya, se mostró satisfecho esta mañana con los casi 15 mil grandes morosos que ya se movilizaron para regularizar su situación fiscal. Pero a pesar de estos buenos resultados, el funcionario consideró que aún no puede “cantar victoria” porque hay contribuyentes que todavía no saldaron toda su deuda.

A ellos, advirtió, no les quitará “los ojos de encima” hasta que no hayan cancelado todo lo que adeudan.

En los últimos días, más de la tercera parte de los 35 mil deudores del fisco bonaerense, unos 14.500 deudores, ya regularizaron su situación y garantizaron a la Provincia el ingreso de más de 350 millones pesos.

“Es una movilización importante –dijo el funcionario en declaraciones a radio Mitre- pero no quiero cantar victoria por este momento, porque tenemos unos 4.400 morosos que pagaron hasta el último peso que debían, pero el resto optó por cancelar el 10 por ciento y tomar en marzo un plan de pagos por 36 cuotas”.

Ante esta situación, Montoya consideró que tiene que estar “atento” porque quienes hicieron pagos parciales “pueden pensar que con poner unos pesitos ya está”.

Por ello, el funcionario les advirtió: “Nosotros no nos olvidamos del caso, necesitamos cobrar toda la deuda, no solo el 10 por ciento”.

Sobre estos morosos, Montoya dijo que “no son contribuyentes fáciles para cobrar”, porque “muchos de ellos no han pagado nunca impuestos”.

Y continuó: “Sacarles un peso del bolsillo ha sido difícil para nosostros”.

Por otra parte, el funcionario informó que ya se iniciaron 4.600 juicios a los deudores que no regularizaron su situación. “Los que no dieron ninguna señal ahora van a directo a juicio”, explicó.

Montoya ha sido duramente criticado en estos últimos días porque solicitó a los bancos que declaren quienes de los morosos provinciales tienen cajas de seguridad para pedir a la justicia su apertura. También, para fortalecerse mediaticamente, Montoya controló la salida de los veraneantes con destino al exterior.


Comentarios


Buenos Aires sigue presionando a los grandes morosos