Buscan a una banda y descartan crimen planificado

Es clave el análisis del modus operandi y de las pericias. Para hoy esperan contar con tres identikits.



#

La casa de Chaktoura, en Santiago del Estero 1.084, es foco de todo tipo de pericias. Una familiar se acercó ayer hasta la vivienda.

NEUQUEN (AN).- Los policías que investigan el asesinado del comisario Jorge Chaktoura pusieron la lupa sobre todas bandas y posibles integrantes de bandas que han perpetrado robos sin ingreso violento y estudian en detalle cada uno de los casos donde el acceso de los delincuentes se produjo a través del garaje. Creen que a partir de esa información y sumando los indicios que se recogieron en la vivienda de Chaktoura podrán definir el perfil y acercarse a la identidad de los tres sujetos que el sábado por la noche ingresaron en la casa del policía y lo ejecutaron de un balazo en la espalda.

Desde el vamos, los investigadores descartan que el crimen se haya producido por un motivo distinto al robo y que lo hayan ejecutado por ser policía. En cambio piensan que los sujetos se enteraron estando adentro que era la casa de un comisario pues vieron "las caponas" -jinetas- en el estudio del profesor de Filosofía y se enfurecieron cuando Chaktoura negó tener un arma reglamentaria y una caja fuerte.

Según la Policía, el arma del comisario fue entregada en la Jefatura a mediados de año y sencillamente no hay caja fuerte en la vivienda de Santiago del Estero 1084 de esta ciudad.

El crimen mantiene conmocionada a la Policía y al poder político de la provincia. Es que Chaktoura era vecino del gobernador Jorge Sobisch quien el domingo estuvo en el sepelio del comisario luego de abordar en Villa La Angostura el helicóptero de la Policía. El comisario fue decano de la facultad de Humanidades durante la dictadura militar y era docente de la escuela de Policía.

Así las cosas, la principal hipótesis que manejan los investigadores es la de un robo que por un motivo que todavía no fue develado terminó de forma trágica.

En este escenario, tratan de dilucidar qué ocurrió en la habitación del primer piso de la vivienda -donde está el estudio de Chaktoura- para que el hecho terminara en una ejecución.

La casa está en una de la zonas más jerarquizadas de es esta capital donde ayer la Policía avanzaba con distintas pericias, donde ayer se veía en su frente una fuerte custodia policial y la presencia de una familiar. No hubo allanamientos en busca de los posibles autores del homicidio pero sí se trabaja en la elaboración de tres identikits.

Los relevamientos en la vivienda finalizarían hoy. Mientras, la esposa del comisario de 64 años de edad, Ana Luz, permanece alojada en un hotel.

"La investigación está orientada sobre la hipótesis de un robo que terminó muy mal", dicen quienes conducen la investigación del caso, uno de los episodios más graves de los últimos años en esta ciudad.

Creen, también, que fueron cuatro las personas que asaltaron a la familia: los tres que ingresaron a la casa ubicada en Santiago del Estero al 1800 y un cuarto integrante de la banda que los esperó en un vehículo, a la espera de la fuga.

Los investigadores descartaron ayer terminantemente un asesinato impulsado por móviles ideológicos: el comisario fue docente y decano en la Universidad Nacional del Comahue durante la última dictadura militar. Creen que la sustracción de algunos objetos de bajo valor sostiene la hipótesis del robo.

Ayer unos 15 efectivos policiales relevan la zona donde ocurrió el asesinato "casa por casa" en busca de datos desde el interior del vecindario. Se habilitó asimismo un línea telefónica gratuita para recabar datos sobre el homicidio: 0800-9997654.

El sábado alrededor de las 23, tres delincuentes armados ingresaron a la vivienda de Chaktoura en el sector centro Este de la ciudad, aprovechando la llegada en vehículo de su esposa Ana Luz, quien también es docente y terminaba de hacer las compras para el festejo de fin de año. La acompañaba su nieta de cuatro años a quien dejaron en el garaje, a pedido de la mujer.

Adentro, el comisario fue sorprendido y golpeado en la cabeza por uno de los asaltantes, según confirmó la autopsia. Después, tras una discusión, lo ejecutaron de un balazo que le ingreso por el hombro, le perforó el corazón, el hígado, el intestino y se alojó en una entre la pierna y la cadera. Sólo se conoce el calibre de la bala: nueve milímetros. Una vaina servida, huellas dactilares y otros elementos están siendo evaluados por los peritos.


Comentarios


Buscan a una banda y descartan crimen planificado