Buscan cómo sacar de la crisis al hospital Bariloche

Reclamaron una nueva política de salud que revierta el "sistema perverso". Ayer hubo un encuentro con el intendente Icare, donde se detallaron las carencias del centro de salud.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El hospital zonal y el Consejo Local de Salud (CLS) reclamaron una nueva política para el sector que revierta el "sistema perverso" instalado en la salud pública provincial y permita brindar "respuestas reales a la demanda de atención de la población".

La institución recibió un alivio presupuestario transitorio que le permite solventar con mayor olgura la compra de insumos y medicamentos, pero continúa sumido en una crisis estructural provocada por la postergación a la que fue sometido durante la última década.

En la actualidad los servicios de internación de adultos están saturados mientras que el personal profesional y técnico se encuentra sobrepasado en su capacidad de atención. La situación más delicada se registra en el departamento de enfermería donde faltan unos 30 trabajadores para cubrir adecuadamente el servicio.

En el encuentro sostenido ayer con el intendente Alberto Icare y concejales, el director del hospital, Norberto Delfino, informó que "estamos trabajando a cama caliente y con demoras significativas en la remisión de fondos, lo que sumado a la no designación de cargos se transforma en una bomba de tiempo".

Recientes gestiones realizadas por el gobierno municipal ante el Consejo Provincial de Salud permitieron una corrección parcial de las inequidades registradas con los demás hospitales provinciales de igual categoría.

En abril el presupuesto del "Ramón Carrillo" fue elevado a 283.000 pesos mensuales -muy cerca de los 300.000 pesos de gastos declarados por el hospital- pero la primera rendición fue recibida el 29 de mayo merced a la intervención de las autoridades municipales.

"Hoy tenemos un mediano equilibrio ya que la deuda contraída con proveedores es similar a las acreencias que mantenemos sobre el estado", señaló Delfino, quien detalló que la remisión de fondos -"en el mejor de los casos"- alcanzó el 69 por ciento de la asignación mensual.

La doctora Marta Bronstein, integrante del CLS, atribuyó la "crisis crónica" que atraviesa el hospital zonal a la sistemática postergación de la institución en las prioridades de inversión de la provincia y a la "perversidad" del sistema de salud pública rionegrino. "Estamos siempre rebasados, saturados, funcionando a telefonazos y así no se puede planificar ni atender bien", afirmó Bronstein.

Los directivos del nosocomio y los integrantes del CLS reclamaron a los representantes de los distintos partidos reunidos en el Deliberante un cambio profundo en la política de salud. "Este sistema con estas políticas nos lleva directo al colapso, no va más, necesitamos una férrea defensa del hospital público y una política de salud que le pueda dar una respuesta real a la demanda de la población", sostuvieron.

En tal sentido destacaron que cualquier modificación que se proponga tiene que contemplar una recomposición salarial que permita revertir el "desgaste profesional" generado en la última década por la depreciación de los haberes y los descuentos compulsivos del gobierno.

La deprimida escala salarial de la salud pública rionegrina operó un efecto expulsivo sobre los profesionales de los hospitales y centros de atención provincial que ven cómo se disgregan los planteles sin poder generar alternativas.


Comentarios


Buscan cómo sacar de la crisis al hospital Bariloche