Buscan con una perra pistas de un crimen en SAO

Una Setter Irlandés habría marcado la fuga del asesino



SAN ANTONIO OESTE (ASA).- La labor de las perras de la Policía Federal que participaron ayer en la investigación del crimen de la anciana, ocurrido hace dos semanas en San Antonio Oeste, permitió a los pesquisas delinear un rastro estimativo por el que pudo escaparse el presunto asesino de la mujer.

Samantha, una Setter Irlandés, ubicó un rastro probable en el patio de una vivienda cuyo frente da a la calle Yrigoyen y cuyo fondo linda con el de la casa de Clara Tula León, la mujer de 93 años asesinada el pasado jueves 16.

Presuntamente el autor, tras cometer el crimen habría saltado el paredón que sirve de medianera y luego se habría dado a la fuga saltando la verja de rejas del frente de la casa vecina en dirección a la ría.

Ayer, desde la mañana el juez Ricardo Falca, la fiscal Daniela Zágari y otros funcionarios judiciales, junto a varios integrantes del departamento de Criminalística de la Policía provincial y las perras de la Federal, se instalaron en esta localidad para profundizar las diligencias en procura de buscar pistas que puedan conducir al asesino de la anciana. Realizaron un allanamiento y tomaron varias declaraciones testimoniales.

El magistrado actuante se excusó de brindar datos precisos aunque destacó la importancia del trabajo de los canes y expresó que las conclusiones del allanamiento realizado estarán recién en algunos días. Fuentes allegadas a la investigación aclararon que la requisa hecha en la vivienda ubicada en la esquina de la misma cuadra en la que ocurrió el crimen, estaba destinada a establecer la ruta que el autor habría tomado para su huida y que no comprometía a los actuales ocupantes de ese domicilio.

Se pudo saber que existen varias líneas de hipótesis sobre la que el juez Falca está buscando pistas. Hasta el momento no se descarta que haya sido más de una persona las que participaron del hecho, uno como autor material y otros como colaboradores o autores intelectuales.

La idea más firme es que la intención del criminal fue netamente material, debido a la ausencia de un monedero de cuero que el día del crimen desapareció de la vivienda de la víctima. El objeto contundente con la que golpearon a la anciana aún no fue encontrada.

Los investigadores están sorprendidos por el ensañamiento con que actuó el asesino.

La anciana residía sola en una vivienda de la calle San Martín al 200 y fue atacada en su cama, donde apareció muerta cerca de las 20 del jueves 16 último, con su cara destrozada y varias costillas fracturadas por los fuertes golpes recibidos. A pesar del optimismo de las autoridades intervinientes, en la comunidad se percibe una profunda sensación de incertidumbre por la irresolución del caso.


Comentarios


Buscan con una perra pistas de un crimen en SAO