Buscan mejorar el servicio de transporte interurbano

Se inició el diálogo entre empresas y el órgano de control.



NEUQUEN (AN).- El cumplimiento del tiempo de descanso de los choferes y las frecuencias, y el estado de los colectivos de distancia media, son dos de los puntos que la Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) puso en discusión con las principales operadoras de la zona a partir de ayer.

Durante los últimos meses las denuncias de los usuarios sobre el estado de los colectivos que llegan a Cinco Saltos, General Roca, Allen y Cipolletti, fueron en aumento. Casi al mismo tiempo, los controles detectaron decenas de conductores ocupando tiempo de descanso al frente de los colectivos. El último 12 de marzo, en un operativo que duró unas 24 horas, fueron detectados unos 20 choferes en esta situación y en enero había ocurrido otro tanto, como lo indicaba un relevamiento de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

Al panorama se agrega que hay empresas que no tienen la cantidad de colectivos suficientes como para llegar a destino, por lo tanto no pueden cumplir con las frecuencias preestablecidas.

Esta situación sumada a la demanda por ingresar a la ciudad impulsó el incremento en la cantidad de transportes alternativos ilegales, que sin controles de ningún tipo comenzaron a trasladar pasaje. De forma paralela, las quejas de los usuarios que comenzaron a llegar a la CNRT señalan vidrios rotos, desmejoras en los asientos y malas atenciones de parte de los choferes de las unidades. Por eso, el organismo convocó a cuatro de las empresas que cubren trayectos en rutas del Alto Valle para darle una solución a los inconvenientes. Fabián Ungar, subdelegado regional de la CNRT, dijo que tal como están las cosas, se está por pasar a “una situación de retención de las unidades”. Se están haciendo entre 15 y 20 controles por semana. Y las verificaciones dan un resultado negativo. “Hay unidades que son un desastre”, dijo Ungar.

Lo que busca la CNRT es establecer un marco de negociació en el que las transportistas se comprometan a solucionar todos los puntos mencionados antes. Muchas de las quejas manifestadas por los pasajeros guardan relación con el mal estado de los asientos. Se trata de un problema con especial incidencia en la seguridad.

Durante las rondas de inspecciones se constaron armazones metálicos y plásticos de estos asientos que pueden transformarse en un arma mortal en caso de un accidente. Por otra parte, señaló Ungar, “encontramos que la calidad del servicio para el usuario no está del todo garantizado, las comodidades y las condiciones de seguridad se han ido deteriorando con el paso del tiempo”.

Una de las quejas principales guarda relación con la periodicidad de las frecuencias. “Junto con las del estado de las unidades, sobre la incomodidad con la que se está viajando, es una de los reclamos permanentes”, afirmó Ungar.


Comentarios


Buscan mejorar el servicio de transporte interurbano