Buscan regionalizar la ordenanza antitabaco

NEUQUÉN (AN).- El concejal de Neuquén, Darío Martínez, gestionó un encuentro con los concejales cipoleños con la finalidad de establecer criterios comunes en materia de prohibición de fumar en confiterías, bares, restaurantes, discotecas y edificios públicos.

En Neuquén la ordenanza que prohíbe fumar es aplicada desde el 15 de noviembre, mientras que Cipolletti adhirió la semana pasada a la ley provincial de Río Negro, que deja a arbitrio de cada localidad la reglamentación de algunos artículos.

La gran diferencia entre una y otra norma es que la neuquina veda taxativamente la posibilidad de prender un cigarrillo en pubs, bares, restaurantes, cafés, boliches y cibercafé, lo cual ha generado críticas y presentaciones por parte de los empresarios de la noche.

La ley rionegrina, en cambio, permite fumar en esos mismos locales: dice que "deben" contar con un área destinada a fumadores, sin más especificaciones.

"Está comprobado que separar fumadores y no fumadores en determinados ámbitos es una falacia, no hay nivel mínimo seguro de exposición. El humo ambiental de tabaco también llamado "humo de segunda mano" está constituido por la mezcla del humo del cigarrillo y el humo exhalado por el fumador, la exposición de los no fumadores a este humo es lo que se conoce como ´tabaquismo pasivo´", expresan los fundamentos de la ordenanza 10866, sancionada por el Deliberante neuquino.

"El tabaquismo pasivo es un perjuicio para la salud que puede evitarse estableciendo normas sobre limitación del consumo de tabaco en lugares públicos", agrega.

Martínez insistió en que los municipios deben intervenir con políticas activas para "defender, promover y conservar la salud de toda la población".

En Cipolletti, se supo, hay ánimo de analizar la cuestión no sólo con Neuquén sino también con otras localidades.


Comentarios


Buscan regionalizar la ordenanza antitabaco