Buscan una salida para los problemas de Marítima San José



#

Martín Brunella

SAN ANTONIO OESTE (ASA).- La situación de la ex planta pesquera Marítima San José, que está inactiva e inmersa en un proceso de quiebra, genera inquietud entre las autoridades pesqueras, que hoy se reunirán en Buenos Aires con la jueza a cargo de ese trámite. Ocurre que a la falta de interés de los inversionistas en presentar propuestas para evitar su remate y posterior desguase, se suma el peligro latente que alberga el hecho de que Edersa, debido a la falta de pago, decidió retirar los medidores de luz, lo que provoca que el amoníaco presente en las máquinas de frío, ante la falta de funcionamiento de las mismas, no pueda descomprimirse, acrecentando el riesgo de que se produzca una fuga gaseosa. “Estamos viendo qué hacemos con el peligro latente que provoca el tema del amoníaco, cuyos gases, al no poder descomprimirse , se expanden, ocasionando un riesgo que debemos controlar. Estamos trabajando en dos alternativas, una es conseguir un grupo electrógeno que permita poner en marcha las máquinas, y otra, que es la que consideramos más conveniente porque sería una solución definitiva, es contratar a una empresa que se ocupe de extraer el amoníaco de estas maquinarias. Ya le pedimos presupuesto a una firma que podría realizar este trabajo, y estamos a la espera de conocer esos montos para definir qué haremos”, manifestó el director de Pesca, Miguel Alcalde. Otro de los inconvenientes es la falta de posibles inversores, ya que pese a que cuatro meses atrás la jueza a cargo del proceso de quiebra dio lugar a la solicitud de que la planta no se clausure, abriendo un compás de espera para la recepción de ofertas de interesados en alquilar el lugar, todavía no apareció ninguna propuesta en firme para mantenerlo activo. Sin propuestas “Hasta ahora dos firmas que no son de esta provincia visitaron la planta, pero finalmente no formalizaron ninguna proposición. Se le pidió a la jueza esta posibilidad de gerenciamiento esperando que apareciera un inversionista que propusiera alquilar, para que luego de un año pudiera realizar una propuesta de compra, que evitara que la pesquera se rematase y desguazase, pero hasta ahora no hay novedades”, expresó Alcalde. La situación es compleja porque los que pretendan poner en producción la planta deberán contar con capital para su puesta en marcha, incluyendo la regularización de todos los permisos que extiende Senasa.

La planta está paralizada y ahora sumó otra preocupación.


Comentarios


Buscan una salida para los problemas de Marítima San José