Bush batalla y prepara la transición

El candidato republicano reforzó su equipo legal para hacer frente a las nuevas demandas de Albert Gore por los resultados de Florida, que lo dieron ganador. Mientras tanto, aprovecha la opinión pública favorable y prepara su equipo de gobierno, en el que tiene pensado incluir algún demócrata a fin de generar consenso.



WASHINGTON (Reuters).- El republicano George W. Bush desplegó ayer un nuevo equipo de abogados para defender su derecho a la presidencia de Estados Unidos, mientras el demócrata Al Gore exigía que se completen recuentos adicionales de votos en el cuestionado estado de la Florida en una semana.

Aún decidido a desafiar los resultados de las elecciones del 7 de noviembre, Gore acusó a su rival de “tratar de parar el reloj” con demoras legales que prolongarían el proceso hasta el 12 de diciem-bre, plazo límite para elegir a los representantes de la Florida al Colegio Electoral.

Bush, gobernador de Texas, se declaró ganador de la Casa Blan-ca y comenzó a prepararse para gobernar luego de que la secretaria de Estado de la Florida lo declarara vencedor el domingo en ese estado.

George W. Bush está acelerando poco a poco sus planes para asumir el poder en Estados Uni-dos y, mientras prepara la composición de su gobierno, ya comien-za a recibir información confi- dencial en asuntos de seguridad nacional.

Actuando como un presidente electo y sin hacer caso a los recur-sos judiciales pendientes en Florida y Washington, Bush sigue adelante con el proceso de definición de su eventual gobierno, en el que podría haber, al menos, un demócrata. Bush ya había decidido antes de las elecciones que el general retirado Colin Powell sería su secretario de Estado y que la profesora universitaria Condoleeza Rice sería su consejera de Seguridad Nacional.

Pero Powell ha pedido que se aplace el anuncio de los nombramientos hasta que terminen to-dos los procedimientos legales y judiciales en marcha.

Además, el gobernador de Texas parece dispuesto a incluir algún demócrata en su gobierno.

“El gobernador (Bush) me ha dado instrucciones precisas en ese sentido”, declaró ayer a la cadena NBC Dick Cheney, su candidato a vicepresidente y encargado del proceso de transición del poder.

Pero el equipo de Gore insiste en apelar ante la Justicia el cumplimiento de recuentos manuales en condados de la Florida donde estima hubo errores.

“Hemos propuesto a la corte (Suprema de la Florida) en Tallahassee un plan para tener todas las boletas contadas en siete días, comenzando mañana (por hoy), y tener todos los procedimientos de la Corte completados uno o dos días después de eso”, dijo Gore a la prensa, en las afueras de su residencia en Washington.

“Desafortunadamente hace cerca de una hora, los abogados del gobernador Bush rechazaron la propuesta. En su lugar ellos han propuesto dos semanas de procedimientos y audiencias adicionales en la Corte, hasta el plazo límite del 12 de diciembre para designar a los electores (representantes al Colegio Electoral)”.

Ofensiva de Gore para reconquistar la opinión pública

El candidato demócrata Al Gore hizo ayer un nuevo esfuerzo por evitar perder apoyo en la opinión pública y sugirió a los republicanos un acuerdo que permita hacer en el plazo de una semana un recuento de miles de votos en disputa en Florida.

Gore pidió al candidato republicano, George W. Bush, que reconsidere su rechazo a esa alternativa, pues las impugnaciones judiciales que están en proceso en Florida pueden prolongar la batalla legal otras dos semanas.

“Es el momento de contar cada voto y no entorpecer el proceso”, señaló el vicepresidente estadounidense, en momentos en que la opinión pública comienza a expresarse en favor de cerrar lo antes posible esta elección y declarar a Bush como nuevo presidente. El candidato demócrata a la presidencia, sin embargo, rechazó que sus iniciativas formen parte de una campaña de relaciones públicas dirigida a que los estadounidenses apoyen un “recuento adecuado” de los votos en Florida.

“Estoy seguro que en este caso no importan las encuestas, porque se trata de una cuestión legal”, afirmó Gore en su segunda declaración pública en menos de 24 horas.

Una encuesta de la firma Gallup aseguró que el 56% de los estadounidenses opina que Gore debería admitir ya el triunfo de Bush. El sondeo, realizado para el diario “USA Today” y la CNN, encontró que sólo el 51% de los encuestados cree que Bush ganó la elección en el estado de Florida, mientras el 15% cree que la victoria allí fue de Gore. El 32% no está seguro de quién se llevó la elección de Florida. (EFE)

La Casa Blanca dará informes

WASHINGTON (Reuters).- La Casa Blanca dijo ayer que comenzará a proporcionar al equipo de George W. Bush informes diarios sobre temas de inteligencia y seguridad, a fin de garantizar una transición fluida en caso de que sea ratificado como presidente electo de Estados Unidos.

El secretario presidencial John Podesta dijo que el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Samuel Berger, se pondrá en contacto con el equipo de Bush para programar las sesiones, en las que expertos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) normalmente informan a un presidente electo.

“Queremos garantizar que el gobernador Bush tenga información actualizada de seguridad, de inteligencia”, dijo Podesta, uno de los más cercanos asesores del presidente Bill Clinton, en una entrevista con CNN.

La oferta de informar al republicano Bush, gobernador del estado de Texas, fue en respuesta a una sugerencia del vicepresidente Al Gore dijo Podesta. Gore ha montado un desafío legal a la decisión de las autoridades de la Florida, el domingo, de conferir a Bush el triunfo en ese estado y sus decisivos 25 votos en el Colegio Electoral, lo que le aseguraría ganar la presidencia.

La Fed teme un aumento en la inflación

PORTLAND, EE.UU. (Reuters).- Aun cuando el crecimien-to económico estadounidense ha disminuido a un ritmo más sostenible, el presidente del banco de la Reserva Federal de San Francisco, Robert Parry, dijo ayer que la Reserva Federal de Estados Unidos no está aún segura de que los riesgos inflacionarios estén bajo control.

Parry dijo que la combinación de las últimas subidas de tasas de la Fed, las condiciones más restrictivas de los mercados financieros, un mercado bursátil estancado y la fortaleza del dólar están enfriando a la economía, mientras que la inflación permanece dócil.

“Con estos factores de desaceleración y las subidas a corto plazo de las tasas de interés aplicadas por la Fed, parece que la economía se ha trasladado a un rango de crecimiento más sostenible”, dijo Parry en un discurso ante el Rotary Club de Portland.

“Aún cuando esta situación es muy alentadora, es demasiado temprano para saber a ciencia cierta si tenemos realmente los riesgos inflacionarios bajo control”, agregó.

Las perspectivas de mayor inflación han sido la principal preocupación de la Fed, dijo Parry. Las autoridades monetarias te-men que el más rígido mercado laboral en 30 años presionará la subida de los salarios y los precios en una espiral inflacionaria. Funcionarios de la Fed han dicho que la situación laboral, combinada con la fortaleza de la demanda de los consumidores y las inversiones empresariales, están amenazando con sobrecalentar la economía.

Aún cuando los mercados laborales permanecen muy estrechos y muchas empresas están teniendo dificultades en encontrar trabajadores calificados, Parry dijo que los costos laborales permanecen dóciles, por lo general debido a que las mejoras en la productividad siguen contrarrestando los aumentos reales de los salarios.


Comentarios


Bush batalla y prepara la transición