Bush: despedida, optimismo y zapatazos





BAGDAD (AP/AFP) – En una visita no anunciada de despedida en Irak, el presidente George W. Bush dijo que «la guerra no ha terminado´´ pero «está a punto de ser ganada´´ para beneficio del pueblo iraquí, pero tuvo un recordatorio de la oposición a sus políticas, cuando un hombre le arrojó dos zapatos -uno después del otro- durante la conferencia de prensa.

Bush ofrecía una rueda de prensa acompañado del primer ministro de Irak, Nuri al-Maliki, donde señalaba que «el valor del pueblo y de los soldados iraquíes, de los militares y del personal civil estadounidenses nos encaminamos por la vía de la victoria» cuando un periodista presente gritó «Perro», «¡Éste es el fin!´´ y le arrojó sus dos zapatos.

Bush mostró agilidad, se agachó para evadirlos y ninguno de ambos mandatarios fue alcanzado por los proyectiles improvisados. En la cultura iraquí, arrojarle los zapatos a alguien es una señal de desprecio. Después del incidente, Bush bromeó sobre los zapatos. «Todo lo que puedo informar es que son de tamaño 10´´, afirmó.

El hombre fue identificado después como Muntadar al-Zeidi, corresponsal para la estación de televisión Al-Baghdadia, de propiedad iraquí y con sede en El Cairo, Egipto.

Bush llegó ayer a Irak una sorpresiva visita de despedida. El presidente dijo que la guerra ha sido dura, pero necesaria para proteger a Estados Unidos y dar a los iraquíes esperanzas de un futuro pacífico. El mandatario visitó la capital iraquí cuando le faltan apenas 37 días para dejar la presidencia.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Bush: despedida, optimismo y zapatazos