Bush inició complicada gira por Gran Bretaña

Fuertes medidas de seguridad, protestas y amenazas de atentados rodearon su primer día en su aliado de la guerra en Irak

LONDRES (AP/Télam/DPA) _ El presidente George W. Bush llegó anoche al Reino Unido para una visita oficial de tres días en medio de un tenso clima, debido a la seguridad sin precedentes, las manifestaciones de protesta y el temor de la Casa Blanca por eventuales atentados.

Bush y su esposa Laura fueron recibidos en el aeropuerto de Heathrow por el príncipe Carlos y luego volaron en helicóptero blindado hasta el palacio de Buckingham, donde residirán por tratarse de una visita de Estado. Varios helicópteros Hawk vigilaron el trayecto de Bush por el centro de la ciudad, junto a 20 automóviles con agentes de seguridad norteamericanos, mientras grupos de manifestantes protestaban en distintos barrios de Londres. Una vez en el palacio, Bush y su esposa participaron de un agasajo privado brindado por la reina Isabel II. Una valla de cemento rodea la casa real, como parte de las draconianas medidas de seguridad que comprometerán a más de 14.000 policías durante los tres días. Sin embargo, ninguna de estas medidas logró impedir el lunes que la británica Lindis Percy de 61 años se trepara hasta lo más alto de la reja de entrada del palacio para decirle a la reina que su huésped no era bienvenido. Para Scotland Yard, estos operativos implicarán un gasto de 8,5 millones de dólares que pagarán los contribuyentes británicos.

De acuerdo a una encuesta publicada ayer por el diario The Guardian, el 43 por ciento de la gente respalda la visita de Bush, frente a un 36 por ciento que la objeta. A su vez la CNN cita una encuesta You.Gov según la cual el 60% de los británicos considera a Bush una amenaza para la paz y el 37% lo calificó de estúpido.

Gran Bretaña ha enviado 9.000 soldados a Irak, el mayor contingente militar de la coalición después de los soldados estadounidenses.

Bush piensa defender de manera vigorosa su invasión Irak Ha declarado que utilizará la visita de tres días para enfrentar las dudas generalizadas en Gran Bretaña y en Europa acerca de la guerra de Irak.

En un discurso a pronunciar el miércoles en el Palacio Whitehall, Bush se propone señalar que la guerra fue el camino correcto al fracasar otras instancias, dijo un alto funcionario de la Casa Blanca que viajó con Bush en el avión Fuerza Aérea Uno. "La historia ha demostrado que existen épocas en que los países se ven obligados a usar la fuerza para defender la paz y defender valores", dirá Bush, según un anticipo del discurso.

En la víspera de su viaje, Bush dijo que las tropas norteamericanas, que ahora suman unas 130.000 en Irak, no están a punto de retirarse de ese país. En una entrevista en Washington, el mandatario dijo : "Cuando me oigan decir que nos quedamos, eso quiere decir que nos quedamos".

Según fuentes de prensa, el premier británico tiene previsto instar a Bush a implementar en Irak una estrategia más política y menos militar, y a poner mayor presión sobre Israel. Además, varios políticos laboristas han exhortado a su líder a plantearle a Bush una protesta por los aranceles a los que Estados Unidos somete al acero europeo, y a pedir un juicio para los ciudadanos británicos retenidos en la base de Guantánamo, en Cuba.

Nota asociada: La mayor ofensiva sobre la guerrilla en Irak  

Nota asociada: La mayor ofensiva sobre la guerrilla en Irak  


Comentarios


Bush inició complicada gira por Gran Bretaña