Bush Jr. apuesta fuerte con su candidato a “vice”

El candidato a presidente por los republicanos optó por un compañero de fórmula que dirigió el Pentágono y tiene vasta experiencia en política exterior, uno de sus flancos más débiles. También es un dirigente con buenos contactos con el Congreso y de buena relación con la derecha del partido, lo que equilibra su tendencia "centrista". Y, sobre todo, no puede opacarlo.



NUEVA YORK.- El virtual candidato presidencial republicano, George W. Bush, optó ayer por lo seguro al escoger al ex secretario de Defensa Dick Cheney como su compañero de fórmula.

George W. Bush pidió ayer a los delegados a la convención presidencial republicana de la semana próxima que ratifiquen al ex secretario de Defensa Richard Cheney como candidato a la vicepresidencia de Estados Unidos.

“Como creo que saben, están viendo al próximo vicepresidente de EEUU”, dijo Bush, al comenzar su anuncio, que se produjo cuatro días después de que se filtraran informes dentro de su partido de que se inclinaba a nombrar a Cheney, de 59 años.

“Lo seleccioné porque está capacitado, indudablemente, para ser presidente de EEUU y será un socio de mucho valor para el gobierno “, dijo el aspirante presidencial republicano.

En su mensaje de esta tarde, Cheney, ex jefe de gabinete del presidente Gerald Ford, indicó que está convencido de que Bush tiene “la visión” y el “liderazgo” para ser el próximo presidente de Estados Unidos.

Cheney, de 59 años, le otorga a Bush su experiencia en cuestiones de gobierno y especialmente de política exterior, un flanco débil del gobernador de Texas que sus críticos habían señalado.

El ex secretario de Defensa fue jefe de gabinete del presidente Gerald Ford y durante cuatro años fue secretario de Defensa del presidente George H. Bush, incluida la la etapa difícil de la Guerra del Golfo.

También tiene experiencia legislativa, ya que durante 12 años sirvió en la Cámara de Representantes enviado por los votantes de Wyoming. Allí su acción legislativa dejó satisfechos a los grupos conservadores. Bush necesitará una figura que lo ayude a mantener buenas relaciones con el Congreso ya que, en el mejor de los casos, los republicanos pueden llegar a mantener una mayoría exigua.

Cheney puede jugar un papel muy importante para mantener los votos conservadores, mientras Bush sigue desplazando las posiciones republicanas hacia el centro. Al dejar el gobierno Cheney se radicó en Texas, como ejecutivo en una empresa petrolera, y en 1999 tuvo un ingreso de 1,3 millones de dólares. Ese conocimiento del mundo de los negocios y de los problemas de la energía también contaron a su favor.

Pero se había planteado el problema de la salud, ya que hace 11 años Cheney había sufrido tres ataques leves al corazón y luego los médicos le hicieron una operación de cuádruple puente arterial (by-pass). Sin embargo una serie de médicos consultado dijeron que Cheney podrá realizar sin problemas la dura campaña electoral

Bush buscó una figura que no lo opacase o cuyas decisiones pudieran darle un peso importante en la formulación de políticas, como el ex jefe del estado mayor conjunto Colin Powell y el senador John McCain.

La decisión ya estaba clara el viernes, cuando Cheney cambió su domicilio legal de Texas a Wyoming, medida que eliminó así el problema constitucional que prohíbe un presidente y de un vice del mismo estado.

Rich Bond, quien fue presidente del Comité Nacional Republicano, dijo que Cheney cumple las dos condiciones fijadas por el gobernador para un compañero de fórmula, “capacidad para asumir la presidencia en un minuto y una lealtad inquebrantable”. Bond agregó que “aparte de (el presidente de Irak), Saddam Hussein, Dick Chenney no tiene enemigos, de manera que no habrá voces de protesta desde la derecha”.

Se había mencionado a dos gobernadores como posibles compañeros de fórmula, Tom Ridge, de Pensilvania, y George Patali, de Nueva York.Pero fueron descartados por demasiado “centristas”. (EFE-Télam)

“Conejitas”asustan a Gore

WASHINGTON (Reuters) – La legisladora latina Loretta Sánchez causó un escándalo en la campaña electoral del vicepresidente Al Gore al organizar una fiesta de recaudación de fondos en un “antro de decadencia”, la mansión del dueño de la revista Playboy, Hugh Hefner, en Los Angeles.

Políticos del Partido Demócrata han pedido a Sánchez que cambie el lugar, temiendo que la oposición republicana lo use para asociar a Gore con los escándalos sexuales de Clinton.

Pero la representante demócrata de California insiste que la Mansión Playboy atraerá personalidades políticas y de farándula que contribuirán buenos fondos a la organización que ella encabeza, Hispanic Unity USA, que se dedica a convencer a los latinos a registrarse para votar y defender sus derechos. Los organizadores de la fiesta. que se hará el 15 de agosto, dijeron que, en todo caso, las chicas de Playboy no andarán vestidas de conejitas sino en trajes de coctel. Pero Gore hizo saber a través de sus portavoces que no asistirá a la fiesta durante la convención en Los Angeles donde los demócratas lanzarán oficialmente su candidatura para suceder a Clinton en la Casa Blanca.


Comentarios


Bush Jr. apuesta fuerte con su candidato a "vice"