Bush llegó al Brasil rodeado de protestas y hoy visita a Lula

Arribó a Sao Paulo con mucha seguridad. Antes, unas 10.000 personas lo repudiaron. La cooperación en biocombustibles y el comercio agrícola serán los temas centrales.



#

Un fuerte dispositivo de seguridad rodeó a Bush y a su esposa , quienes fueron recibidos por una delegación de la cancillería brasileña. Hoy se reunirá con el primer mandatario Lula da Silva.

SAO PAULO (DPA) - El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, arribó anoche a Sao Paulo para cumplir una visita de menos de 24 horas a Brasil, la primera etapa de su gira latinoamericana, en medio de protestas callejeras que dejaron por lo menos ocho heridos.

Rodeado por un gigantesco esquema de seguridad, el mandatario norteamericano fue recibido al pie de la escalera del Air Force One por un representante de la Cancillería brasileña, Ruy Casaes.

Una comitiva de más de 60 vehículos con agentes de seguridad protegió a Bush en el trayecto entre el aeropuerto y el hotel donde permanecerá hospedado y en donde se reunirá hoy con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva. La negociación de un acuerdo de asociación para producir y comercializar en terceros países el etanol es el tema principal de la visita de Bush.

"Reducir la dependencia del petróleo aumentará la seguridad

económica de la región", afirmó Bush, en una entrevista concedida en Washington antes de embarcar hacia su gira latinoamericana, que lo llevará además a Uruguay, Colombia, Guatemala y México.

Los dos mandatarios también aprovecharán el encuentro para debatir el estado de las negociaciones de la Ronda Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC), estancadas a raíz de la resistencia de los países desarrollados en aceptar la eliminación de los subsidios agrícolas demandada por el Grupo de los 20 (G-20), del cual Brasil es uno de los líderes.

Ayer, tras reunirse en Brasilia con el presidente de Alemania, Horst Köhler, Lula sostuvo que los subsidios agrícolas concedidos por el gobierno de Estados Unidos son "nefastos para el libre comercio".

Para recibir al presidente estadounidense, Brasil armó el más grande esquema de seguridad utilizado hasta para resguardar a un gobernante extranjero: casi 4.000 efectivos de la policía y de las Fuerzas Armadas actuarán conjuntamente con unos 250 agentes del servicio secreto de Estados Unidos para proteger a Bush. La llegada de Bush a Brasil estuvo antecedida de protestas callejeras en varias partes del país, donde manifestantes quemaron la bandera estadounidense y muñecos que representaban al presidente norteamericano, calificado de "asesino" y "terrorista". El acto principal se realizó en Sao Paulo, donde casi 10.000 manifestantes -entre ellos dirigentes del gobernante Partido de los Trabajadores (PT)- recorrieron el centro financiero de la ciudad portando pancartas con consignas como "¡Fuera, Bush!" y "¡No a la guerra!". La marcha fue comandada por militantes feministas, que combinaron la protesta con el Día Internacional de la Mujer.

El presidente estadounidense cumplirá hoy su programa oficial de su visita a Brasil, que se iniciará con una visita a la terminal de Transpetro, una planta del ente petrolero Petrobras donde se realiza la mezcla de etanol a la gasolina. Luego, volverá a su hotel en Sao Paulo para reunirse con Lula, tras con quien almorzará. Por la tarde , el presidente norteamericano embarcará rumbo a Uruguay, segunda escala de su gira latinoamericana.


Comentarios


Bush llegó al Brasil rodeado de protestas y hoy visita a Lula