Bush no se retira pese a muerte de marines





WASHINGTON (AP).- Los recientes ataques mortales contra soldados norteamericanos en Irak han incrementado las presiones sobre el presidente George W. Bush para que defina una estrategia de salida de ese país, pese a que el mandatario rechazó cualquier propuesta de retiro de tropas.

La cifra de efectivos estadounidenses muertos en Irak supera ya los 1.800, y un nuevo sondeo AP-Ipsos muestra que el apoyo al manejo de la guerra por Bush es de apenas 38%, el menor desde el inicio del conflicto.

Los correligionarios de Bush en el Partido Republicano están poniéndose nerviosos a medida que se acercan los comicios legislativos del año próximo. Aún así, la Casa Blanca tiene que confrontar la probabilidad de que una retirada temprana de las tropas envalentone a los insurgentes y desate una guerra civil en Irak. «Mantendremos el rumbo. Completaremos nuestra tarea en Irak», prometió de nuevo Bush durante una conferencia de prensa en su hacienda en Crawford, Texas, con el presidente colombiano Alvaro Uribe.

Ha habido pocas señales de avance en los esfuerzos encabezados por Estados Unidos para derrotar a la insurgencia y fortalecer el ejército y la policía iraquíes para que puedan hacerse cargo de la seguridad y permitir la retirada de las tropas norteamericanas. Ataques particularmente letales en las últimas semanas, incluyendo una bomba que mató a 14 infantes de marina el miércoles, han hecho la situación más sombría que lo que dicen los expertos militares norteamericanos. Eso provoca una continua erosión del apoyo del público a la política de Bush en Irak. Un sondeo AP-Ipsos muestra que solamente 38% de los estadounidenses apoyan el manejo de la situación por Bush. Hace un año, el apoyo rondada 50% y la posición de Bush sobre la guerra y el terrorismo le ayudó a ganar las elecciones.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Bush no se retira pese a muerte de marines