Bush presiona para tener el "fast track"

Enfrenta oposición a que tenga la herramienta que le permite negociar el ALCA



Washington (EFE).- El presidente de Los Estados Unidos, George W. Bush, anunció ayer que esta semana pedirá al Congreso que le otorgue la autoridad de promoción comercial o "fast track", que le permitirá negociar por la vía rápida acuerdos de libre comercio con América Latina y otras región.

La decisión del presidente revivirá una vieja batalla de la Casa Blanca entre legisladores liberales y opositores del libre comercio.

Bush presentará esta semana al Congreso el proyecto de ley para que se le conceda la autoridad del "fast track", que expiró en 1994 y que el anterior mandatario, Bill Clinton, no consiguió renovar durante el resto de su mandato.

"Un instrumento que debo tener es la renovación de la autoridad para la promoción comercial. Apelo al Congreso para que restaure esa autoridad, que usaré para forjar libertad en el mundo, progresar en nuestro continente y aumentar la prosperidad de Estados Unidos", afirmó Bush ante el Consejo de las Américas en el Departamento de Estado.

A ese foro, creado en 1965 por David Rockefeller y que reúne a políticos y empresarios americanos por e libre comercio, asistieron, además de Bush, los secretarios de Estado, Colin Powell, del Tesoro, Paul O"Neill y el representante de Comercio, Robert Zoellick, así como los ministros de Economía y Finanzas de México, Francisco Gil, y de Argentina, Domingo Cavallo.

En apoyo de sus argumentos, Bush aseguró que "los beneficios del comercio no sólo se miden en dólares y centavos, sino también en derechos humanos, libertad, dignidad y progresos humanos".

Para lograr esa prerrogativa, Bush tendrá que afrontar la oposición de muchos de los congresistas demócratas, que desean que los acuerdos comerciales tengan cláusulas laborales o medioambientales.

Bush atacó ese punto de vista, al señalar que el libre comercio es "un imperativo moral", ya que ofrece empleos a las personas pobres de los países en desarrollo y "promueve las libertades políticas" y el desarrollo democrático, como en México, Taiwán y Corea del Sur. Alertó al Congreso de que si el gobierno no obtiene ese instrumento negociador, se avecinará "un nuevo tipo de proteccionismo".

Al gobierno de EEUU le hace falta el "fast track" para negociar con más facilidad los acuerdos de libre comercio que aún tiene por cerrar con Chile y Singapur, pero también para la creación del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) en 2005.

EE.UU. admite que debe bajar el consumo de drogas

WASHINGTON (Reuters) - El éxito de la guerra contra las drogas en Colombia requiere de medidas paralelas para reducir la demanda en Estados Unidos, dijo el lunes un alto funcionario del Departamento de Estado norteamericano.

"Tenemos que hacer más que simplemente construir más cárceles", dijo el subsecretario de Estado Peter Romero, refiriéndose a los cientos de miles de personas recluidas en cárceles de Estados Unidos por delitos relacionados con las drogas.

"No veo cómo podría haber progreso, a menos que hagamos más en el lado de la demanda en Estados Unidos", dijo el encargado de América Latina en el Departamento de Estado a empresarios en una conferencia organizada por el Consejo de las Américas.

"No puedo garantizar que esto tenga éxito". Sin embargo, Romero hizo también una evaluación optimista sobre el progreso en el Plan Colombia, un programa del gobierno colombiano de 7.500 millones de dólares orientado a eliminar la producción de cocaína y heroína y alcanzar la paz con las guerrillas izquierdistas. EE.UU, el principal contribuyente al Plan Colombia, está suministrando helicópteros y entrenamiento para ayudar a las fuerzas armadas colombianas a combatir el tráfico de drogas.

Colombia produce casi toda la cocaína y el 80% de la heroína que se vende en las calles de Estados Unidos. Romero dijo que Colombia ya tiene dos batallones antidrogas entrenados por Estados Unidos en el sureño departamento de Putumayo y que desde diciembre han erradicado el 45 por ciento del cultivo de coca en el área, una de las zonas de mayor producción de la hoja con que se fabrica la cocaína. "Ha habido un progreso asombroso", dijo.

Pero a una pregunta sobre el efecto en el precio de las drogas -un indicador del equilibrio entre la oferta y la demanda-, dijo que el precio al por mayor de la cocaína en Colombia era estable. Romero agradeció al filme "Tráfico" por mostrar el corrosivo efecto que el tráfico de drogas tiene en las sociedades e instituciones de los países latinoamericanos. Otros comentaristas han interpretado el filme como un argumento a favor de quienes opinan que el gobierno estadounidense está errado al concentrar sus esfuerzos en la oferta de drogas.


Comentarios


Bush presiona para tener el "fast track"